miércoles, 14 de noviembre de 2007

La implicación del PP en el golpe de estado de Venezuela en 2002

Existen documentos que demuestran el papel jugado por el Ejecutivo del PP de Aznar durante el golpe de estado de 2002 en Venezuela.
El 11 de abril de 2002 Pedro Carmona, presidente de La Patronal, dio un golpe contra Chávez que duró dos días.

Los embajadores de Estados Unidos y el de España fueron los únicos que se reunieron con el golpista Carmona. Ningún otro Gobierno envió a sus diplomáticos a entrevistarse con Carmona entre el 11 y el 14 de abril, día en el que Hugo Chávez, presidente electo, retomó el poder de la república bolivariana. José María Aznar mantuvo contactos con el golpista Pedro Carmona, reconociéndole como homólogo y dando por definitiva la caída de Chávez del poder.

Parte de la prensa española de derechas también celebró el golpe de Estado. Para El Mundo el golpe de estado se comprendía por “la desastrosa gestión económica (de Chávez) y su populismo exacerbado". Este diario incluso llegó a legitimar al golpista-empresario como lo mejor que le podía pasar al dinero español.

Golpe de estado por el petróleo
El petróleo de Venezuela fue la principal motivación de Estados Unidos a la hora de orquestar el golpe. El plan consistía en privatizar Petróleos de Venezuela en beneficio de una sociedad estadounidense vinculada al presidente Bush y a la española Repsol. El golpe se produjo, y el papel de Estados Unidos, la CIA y el Pentágono tuvieron un papel fundamental .

El golpe de estado de Venezuela fue clásico, de factura estadounidesense, un golpe similar al orquestado contra Salvador Allende en Chile con una diferencia: el Gobierno de Aznar se ha sumado a la misma estrategia. Nacía así la larga relación de George W. Bush y José María Aznar en política exterior.

Además, el golpista-empresario Carmona, visitó Madrid en los días que precedieron al golpe. Fue atendido por funcionarios de alto rango y, posiblemente, se reunió también con especialistas en operaciones de inteligencia política. Entre sus interlocutores destacaron funcionarios del Ministerio de Asuntos Exteriores y de la Presidencia del Gobierno.

Pedro Carmona mantuvo también contactos con agentes del CESID (actualmente CNI) en su visita a Madrid. Durante esos días las relaciones entre el embajador español, el estadounidense y Carmona se habían convertido en frecuentes.

No hay comentarios: