martes, 22 de abril de 2008

Desenmascaremos la palabra "Liberal" y a Esperanza Aguirre

Esperanza Aguirre juega con que en castellano hay diferentes acepciones de la palabra "liberal" para engañar a la gente. También con el hecho de que liberal, libre y libertad son derivados.

Todo partido de derechas es Liberal-Conservador, Liberal en lo económico y Conservador en lo social.

Liberal en lo económico significa dejar actuar libremente a los poderosos sin que el estado le ponga trabas, aunque se lleve por delante derechos ciudadanos o acabe con el sector público que garantiza la igualdad de oportunidades.

Es decir Liberarismo es sinónimo de libertad para que los capitalistas hagan lo que quieran, o sea, libertad de explotación.

El liberalismo de Aguirre en la Comunidad de Madrid
El liberalismo de Aguirre ha consistido en introducir el sector privado dentro de los servicios públicos, como la sanidad y la educación, para desactivar uno de los fines más importantes del Estado de bienestar, como es promover la igualdad de oportunidades.

La sanidad y educación que apoya Aguirre con grandes gestos de propaganda, entre los que se incluyen inauguraciones de pega, sólo sirven de coartada para promocionar la sanidad y la educación que ella prefiere, la privada.

El Thatcherismo de Aguirre
Esperanza Aguirre presume de su liberalismo a la hora de dirigir la Comunidad de Madrid. Su gestión es igual que la de las políticas antisociales y privatizadoras de Margaret Thatcher y Ronald Reagan de los ochenta.

Liberal en lo económico
Pese a que el presupuesto es de casi 19.000 millones de euros (el más alto del país), las 15 consejerías gestionan los servicios públicos a través de empresas privadas. Ha ocurrido con los ocho nuevos hospitales, con la ampliación de la red de metro o las carreteras.

Madrid es además la región donde más alumnos se han incorporado a la escuela privada, el 12,46% en los últimos cuatro cursos, según el Ministerio de Educación.

Conservadora en lo social
En cambio, Aguirre se ha opuesto a distribuir gratis la píldora del día después, promueve la objeción a la asignatura Educación por la Ciudadanía, no es partidaria de los impuestos (favoreciendo a los ricos) y utiliza Telemadrid como brazo armado mediático de su política.

Alardea de que apenas hace leyes -en toda la legislatura pasada sólo llevó 14 a la Cámara regional- y aunque de boquilla dice ser partidaria del consenso no hay acuerdos con la oposición (PSOE e IU).

1 comentario:

anapedraza dijo...

Pobrecito, que tontos somos los madrileños que la votamos. Te doy la razón con Telemadrid, es pura propaganda, con respecto a lo otro, explicas bien pero haces demagogia.