jueves, 17 de abril de 2008

Rajoy, entre la derechona de siempre y la extrema derechona de siempre.

Rajoy ahora se mueve entre dos aguas, la derechona de siempre y la extrema derechona de siempre.

Para Esperanza Aguirre y los sectores más radicales del PP, la estrategia crispadora de oposición en la anterior legislatura fue correcta, pero falló el candidato.

Para los sectores de la derecha moderada del PP el perder las elecciones fue por esa estrategia, que si bien permitió al PP mantener sus apoyos, y hasta aumentarlos, fue insuficiente para contrarrestar el fuerte rechazo que produce en un sector mayoritario del electorado que salió a votar contra la derecha.

La paradoja política de Rajoy es que ahora tiene que alinearse con estos últimos cuando, a lo largo de cuatro años, no quiso alejarse de los primeros, asumiendo que la crispación era el medio más eficaz para llegar a La Moncloa.

¿Rajoy quiere emanciparse de la extrema derecha y los grupos de presión, eclesiásticos o mediáticos a los que dio protagonismo político, y que le convirtieron en su rehén?

¿Es el sector de la "derecha moderada" menos de derechas que el de la "derecha radical" en el fondo?

¿O son el mismo perro con distinto collar estratégico?

No hay comentarios: