lunes, 19 de mayo de 2008

Rajoy contenta a los duros del PP

En la pasada legislatura Rajoy no sólo consintió sino que alentó la campaña de los medios afines al PP en contra de todo aquel que no alabase su estrategia de crispación.
Ahora, mientras Rajoy prueba de su propia medicina de manos de sus compañeros de partido y de esos mismos medios, vuelve a utilizar el terrorismo por la presión del ala más extrema del PP.

Así contenta Rajoy a los duros de su partido: El PP poco menos que equipara al PNV con el terrorismo en la ponencia que incorpora los dictados radicales de María San Gil. Rajoy relaciona la campaña de coches bombas de ETA con el periodo de diálogo durante la pasada tregua, amenazando al Gobierno con que no se le ocurra "volver a la andadas".

Los "duros" y los "menos duros" del PP
La presión la ejerció primero el movimiento de Zaplana, luego el de Acebes, siempre el de Esperanza Aguirre, luego el de María San Gil, seguido por el de Mayor Oreja. Ahora Aznar también presiona.
El PP jamás será un partido de centro-derecha a la europea. Nunca se despojará del rancio franquismo que lleva de su código genético.

No es que Rajoy, Sáenz de Santamaría o Gallardón sean mucho menos de derechas, es que por lo menos lo intentan disimular. Porque no hay que olvidar que si el PP accedió al poder hace unos años fue porque consiguió engañar a los votantes haciéndoles creer que eran un partido de centro.

El deber de la izquierda
No es bueno olvidar nunca que el PP, con los duros o con los menos duros, son los representantes políticos de las clases adineradas y de los poderosos de esta sociedad.

El conjunto de la izquierda debe movilizarse para presionar al Gobierno de Zapatero para que haga políticas de izquierdas que cierren el paso a que el PP en un futuro gobierne otra vez. Y el primer paso para eso es movilizarse por la defensa de lo público (sanidad, educación,...) para que en las próximas elecciones autonómicas el PP no gane en sus feudos ni en ningún otro sitio.

No hay comentarios: