martes, 10 de junio de 2008

El PP europeo quiere imponer la Jornada laboral de 60 horas semanales

La UE se plantea asestar un duro golpe a un derecho social aprobando una directiva que permite una semana laboral de 60 horas. Se dará un salto hacia atrás de gigante ya que en 1917 se consagró la semana laboral de 48 horas gracias a la lucha de los trabajadores.

Este retroceso social ha sido propuesto por el Partido Popular Europeo. Su directiva permitirá socavar a traición las mejores legislaciones nacionales, pasando por encima de las correlaciones de fuerzas existentes en cada uno de los estados.

De Reino Unido a toda la UE
En Reino Unido se permite que cada trabajador pueda pactar con su empresario "libremente" el tiempo de trabajo. Esta medida deja al trabajador desamparado y sin protección ante el empresario. Dejar al trabajador que pacte a solas con el empresario es renunciar a toda la historia legal y de lucha social colectiva.

Berlusconi y Sarkozy dan el empujón
Hasta ahora España, Francia e Italia ejercían una minoría de bloqueo contra la iniciativa (encabezada por Alemania, Reino Unido y otros) de aumentar la jornada laboral.
Con la llegada de Berlusconi y Sarkozy al poder, Italia y Francia han abandonado el frente contra el aumento de la jornada.
Los gobiernos de la derecha en Europa son sinónimos de regresión social.

España se abstiene
El gobierno de España, que ha sido crítico con esta posibilidad, se abstuvo en la votación y, junto a Bélgica, Chipre, Grecia y Hungría, presentó una declaración en la que aseguró no poder aceptar el texto por el "retroceso social" que supone.

Parar la directiva
La movilización social, con sus sindicatos a la cabeza, debe exigir al Gobierno de España que no se deje arrastrar por este vendaval y que no se aplique en España. Hay que trabajar para mantener las conquistas sociales.

El PSOE e IU debería llevar la iniciativa, dentro del Grupo Socialista Europeo y del Grupo de la Izquierda Unitaria, para frenar los intentos de regresión social de la mayoría conservadora europea.

Que no se aplique esta ley en España
Debemos exigir al gobierno Zapatero que España sea territorio nongrato para esta iniciativa. Se debe comprometer a no aplicar esta ley cuando el Parlamento Europero la apruebe.
No se debe dejar en la cuneta los avances sociales que tanto sudor ha costado a la clase trabajadora.

1 comentario:

Gregorio López Martínez dijo...

Nuestra actuación contra esta Directiva debe ir dirigida no sólo a que no se aplique en España, sino que no se aplique en ninguno de los países de la Unión Europea.
Es tan pernicioso que se aplique en algunos como en todos los países.