lunes, 13 de octubre de 2008

Esperanza Aguirre. A cojón visto, macho seguro

Uno de los contertulios más reaccionarios de una de las tertulias más ultraconservadoras dijo la semana pasada que "lo privado funciona mejor que lo público" y que "para botón de muestra estaban las buenas iniciativas de la Comunidad de Madrid". Y se quedó tan ancho.

Claro, si Madrid es la Comunidad que menos invierte en Educación (sólo un mísero 2,69%), si el crecimiento del gasto educativo en Enseñanza privada-concertada es del 91,5% (mientras que en la pública se recorta el 18,24%), si se han recortado 40 millones para mejoras de colegios públicos, si se recorta en un 30% el presupuesto universitario público, si la sanidad de Madrid es la tercera peor del Estado (sólo es peor la de Murcia y Valencia), si la atención sanitaria en centros concertados recibió un 50% más de presupuesto y si Madrid destina un 1,5% menos que la media a la Sanidad pública, sólo se me ocurre decir al contertulio lo de "A cojón visto, macho seguro". Con esta política de acoso y derribo a lo público ya podrá funcionar mejor el privilegiado sector privado.

Privatizando Sanidad, Educación... y hasta el agua
Esperanza Aguirre utiliza la Comunidad de Madrid para experimentar sus ideas neoliberales, que, por cierto, la crisis mundial está poniendo claramente en entredicho día a día. Aguirre está paulatinamente privatizando la Sanidad y la Educación. Su última iniciativa privatizadora es la de privatizar el 49% del Canal de Isabel II. Para ella, es la mejor forma de hacer frente a más infraestructuras hidráulicas en plena crisis.

Si los servicios públicos están para igualar a todos los ciudadanos, la escuela está consiguiendo lo contrario. Así, los inmigrantes y los alumnos con necesidades especiales se concentran en la pública.

En el ámbito sanitario se está engañando a los ciudadanos vendiéndoles la construcción de nuevos hospitales gestionados por empresas privadas como forma de desatascar las listas de espera cuando éstos carecen de camas suficientes para dar cobertura a la población a la que han de prestar servicio. Estos centros sanitarios no llegan a una cama por cada 1.000 habitantes, cuando la media de España supera las tres camas.

Es vergonzosa la reducción de personal en los nuevos hospitales y que centros como el de Majadahonda, sustituto del Puerta de Hierro, han comenzado a prestar servicios a medio gas.

La ponencia "Servicios públicos de calidad" del Congreso del PP madrileño
El PP madrileño siempre se defiende diciendo que todas sus iniciativas van encaminadas a permitir que los ciudadanos tengan mayor libertad de elección. Es precisamente la palabra "libertad" la que llena las páginas de la ponencia "Servicios públicos de calidad" y, en la mayoría de las veces, es perfectamente sustituible por el término privatización.

Además, queda patente que el PP piensa mantenerse en la misma línea. Lo hacen en el apartado "La tercera ola de modernización del sector público", que más bien deberíamos llamar "la tercera ola de la privatización".

Uno de sus párrafos dice "La introducción de mayor libertad en sectores como la educación, la sanidad o la atención a personas dependientes constituye una palanca para mejorar su eficiencia y la calidad de la atención que reciben los usuarios".

La verdad es que con la privatización de los servicios públicos perdemos un patrimonio que es de todos y, además, supone un retroceso democrático porque estos procesos no han sido acompañados de mecanismos de control.

El que el sector privado pase a gestionar los servicios públicos supone una merma de calidad en la atención a los ciudadanos. Una empresa que tiene que obtener beneficios solo puede hacerlo recortando inversiones.

¿Con qué más puede hacer negocio Esperanza Aguirre?
Madrid figura entre las comunidades gobernadas por el PP que mantienen bloqueada la Ley de Dependencia. El proyecto de Presupuestos Generales del estado recoge un incremento del 33% para la citada ley, ¿por qué Aguirre sigue poniendo obstáculos para la puesta en marcha de ayudas para los dependientes?

Este bloqueo de la Ley de Dependencia puede deberse a que Aguirre esté pensando en hacer negocio también con esta ley.
La privatización de Telemadrid fue una de las apuestas estrella del PP en su Congreso Regional. El texto de la ponencia “Sociedad y Libertad” justificaba este proceso privatizador al considerar que “la información debe estar al margen del poder político, que debe estar en manos de la iniciativa privada”.

Esperanza Aguirre ha utilizado hasta ahora la televisión pública como instrumento de propaganda partidista. Ahora quiere dar un paso más allá vendiéndosela a algún amigo suyo gran empresario.

No hay comentarios: