sábado, 8 de noviembre de 2008

Esperanza Aguirre amenaza a las ginecólogas del Hospital de Arganda

"Si os vais, no encontraréis trabajo en la sanidad pública madrileña". Esta fue la amenaza que recibieron las ginecólogas que han dimitido en el Hospital de Arganda. Han renunciado a sus contratos de trabajo indefinidos como ginecólogas de la sanidad madrileña, algunas sin tener otro previsto y quedándose en el paro, otras perdiendo su plaza de interinas.

Las 8 ginecólogas del Hospital del Sureste, el centro público de la localidad madrileña de Arganda, han decidido que no quieren seguir trabajando con la grave falta de medios que pone en peligro a sus pacientes.

Una sola ginecóloga de guardia
Desde que se abriera el servicio de ginecología en el hospital, hace ocho meses, nunca han sido las doce personas que establecía la dotación inicial del centro. Siempre han estado sólo ocho profesionales además del Jefe de Servicio. Y el problema llegaba sobre todo a la hora de hacer las guardias.

A pesar de que la Sociedad Española de Ginecología recomienda que las hagan dos ginecólogas de presencia, en el centro nunca les permitieron estar dos, sino que hacía la guardia una sola ginecóloga con otra localizable, es decir, que no estaba físicamente en el hospital.

En obstetricia hay urgencias que equivalen a una parada cardiorrespiratoria, de manera que si suceden dos a la vez una no puede ser atendida, con lo que eso supone.

Güemes las ha ignorado
Por este motivo, se dirigieron a la Consejería de Sanidad con varios escritos pero Güemes ha hecho oídos sordos. Y la gota que colmó el vaso fue el cese fulminante del Jefe de Servicio. El motivo, que se enfrentó con la gerencia del hospital por la falta de medios de su departamento.

La consecuencia de todo ello ha sido el cierre del servicio de ginecología del Hospital del Henares tras la dimisión de todas las ginecólogas del centro. Las pacientes han sido derivadas al Hospital Gregorio Marañón.

1 comentario:

Libertad Martínez dijo...

Y mientras eso ocurría con las ginicólogas, Güemes les pedía a los niños/as de los coles de Arganda que hicieran dibujitos, y el dibujito elegido era premiado con un ordenador. QUE VERGÜENZA.
Pero al parecer el resto de los médicos están reaccionando y se han solidarizado con las ginecólogas.
Pero además es la sensación de inseguridad que esto genera, a una le da miedo ponerse mala y tener que ir al Hospital.