miércoles, 5 de noviembre de 2008

Esperanza Aguirre y su mala Educación

Tras un curso de gran tensión, el inicio del 2008-09 no ha aportado soluciones a los principales problemas de la enseñanza madrileña, ni ha supuesto una apertura al diálogo con los representantes de los trabajadores de la enseñanza.

Los padres expulsados
Por el contrario, el revanchismo ante las críticas de asociaciones y centros de enseñanza se han convertido en la práctica habitual de una Consejería donde medra la ineptitud, la cerrazón y el autoritarismo. Así se explica la expulsión de sus locales de la FAPA Giner de los Ríos y el temor generalizado del profesorado y los equipos directivos a hacer públicos sus problemas. Esta situación es de verdadero acoso.

Colegios públicos en venta
Las reivindicaciones de los sindicatos se siguen centrando en exigir un compromiso que garantice la calidad de la enseñanza pública y frene la política de privatización que se saldó el pasado curso, entre otras iniciativas del gobierno, en la venta del centro público Miguel Ángel Blanco.

El mantenimiento y desarrollo de ámbitos esenciales tales como la orientación educativa, las enseñanzas artísticas, las escuelas oficiales de idiomas están también amenazados por la gestión de Consejería de Educación.

A privatizar la formación del profesorado
Hay que salvaguardar el mantenimiento de los derechos del profesorado madrileño en materia de formación, en la actualidad dinamitada por una normativa que ha dejado sin oferta formativa a los docentes, hoy por hoy, y que amenaza con convertir la formación en un elemento más de privatización del sistema educativo.

Es necesaria la apertura de negociaciones sobre la situación de la educación madrileña y las condiciones laborales de los trabajadores de la enseñanza en el marco de un nuevo acuerdo educativo.

No hay comentarios: