domingo, 30 de noviembre de 2008

Fabra, pa chulo, chulo, su pirulo

"Me sacaré la pirula y mearé en la sede de Izquierda Unida si me toca la lotería", ha dicho Carlos Fabra, el yerno del consejero madrileño de Sanidad, Juan José Güemes y hombre fuerte del PP en Castellón, a quien Mariano Rajoy definió en su día como un "ciudadano ejemplar".

Pese a los 9 presuntos delitos por los que está siendo investigado, Carlos Fabra, sigue despachándose a gusto contra sus rivales políticos. Si hace unos meses llamó "hijo de puta" a un diputado provincial del PSOE por haberse interesado por su situación judicial, el pasado viernes arremetió contra IU a propósito del fotomontaje que representa a Fabra como el famoso calvo de la lotería de Navidad junto al número 27.931. Ver la noticia completa aquí.

Corrupto meón
Carlos Fabra está imputado por nueve delitos, entre los que destacan el fraude fiscal y el tráfico de influencias y, sí, se orina desde hace años en Hacienda y en los tribunales, sorteando la situación judicial en la que se encuentra y retardando de manera irresponsable un proceso que puede acabar en una sentencia desfavorable para él.

Entre otras cosas se le acusa a Fabra de defraudar 149.000 euros a Hacienda en el ejercicio fiscal de 1999. La cifra contrasta con su declaración de la renta de ese mismo año, que le salió a devolver 2.780 euros.

4 comentarios:

Enric Casanova dijo...

No sé, me estoy planteando la posibilidad de proponer que, en justa correspondencia, vayamos todas y todos a mearle en la puerta al señor Fabra si no le toca la lotería ¿Qué opinas?

Raúl Montero dijo...

Totalmente de acuerdo con Enric, a ver si sus guardaespaldas son tan majos y nos dejan.

melibea1980 dijo...

Querido Ventanas de Falcón,
No había leído las declaraciones del Sr. Fabra, !qué fino!, no? para ser del PP... Pues nada Enric, secundo la moción.
Salu2

Anónimo dijo...

Algún varón y militante de izquierdas bien puede sacar su pirulo para orinar a la sede de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) y salpicar un poco a la sede del Partido Popular (PP) y otro tanto a la sede de la Conferencia Episcopal Española (CEE), a ver quien es mejor en la lucha del salpique masculino. El cacique Fabra vive imitando a los golpes de pecho del patriarca Fraga, actual guardián del espíritu ‘nacional’ del 36 a la sombra del fantasma de Paquito el caudillo, por la gracia de algún dios. ¡Los Fachas No Pasaran!... BARG.