martes, 25 de noviembre de 2008

Los capitalistas se juegan los empleos de la gente en la bolsa

La crisis económica se hace patente con los expedientes de regulación de empleo. En el sector del automóvil se concentran los atentados que más sufren los trabajadores. Miles de EREs, despidos y cierres están teniendo lugar en la industria en pocos meses.

Lo lógico sería pensar que si se dan tantos despidos en la industria, es que no hace falta este sector para atender a las necesidades de la población. Esto no es verdad, obviamente. Los despidos son la consecuencia de que los capitalistas se han jugado en la bolsa los puestos de trabajo.

150.000 millones y los bancos siguen sin dar crédito
A los bancos se les está dando 150.000 millones (el equivalente del gasto anual de todos los ministerios juntos) para que den créditos. Pero los bancos se guardan el dinero en el bolsillo y siguen sin dar crédito. Se está produciendo una recapitalización de los especuladores cuyas consecuencias está siendo, entre otras, sacrificar los puestos de trabajo y las fábricas.

Se está produciendo el desmantelamiento del sector del automóvil. Nadie puede admitir que después de sobreexplotar a las plantillas y después de recibir ayudas millonarias de las administraciones, los especuladores aprovechen la crisis para desmantelar la industria.

Quieren dinero para despedir
Las multinacionales, mientras despiden, piden más ayudas a las administraciones. El vicepresidente de la patronal catalana lo ha dicho claro, quieren dinero para despedir. Las administraciones no deberían dar ni un solo euro a los que destruyen empleo. Para atender a las necesidades del país hacen falta todas las fábricas que los especuladores querrían cerrar.

La actividad de los bancos no está siendo financiar las industria. Se han estado dedicando a financiar operaciones especulativas en el campo inmobiliario y ahora se sufren las consecuencias. El crédito es la función primordial de los bancos. Hace falta crédito barato para los trabajadores, los autónomos y las pymes.

No hay comentarios: