jueves, 13 de noviembre de 2008

€$p€ranza Aguirr€ y $u$ familiar€$

Esperanza Aguirre es el resultado de los desmanes de la mafia del ladrillo. Es el producto de una perversa alianza de constructores y políticos corruptos. Y esos desmanes no escapan a su interés incluso personal. Son sonados los pelotazos urbanísticos de la familia terrateniente y aristocrática de Aguirre.

Tres Cantos y Yenes
Unos primos y tíos de Esperanza Aguirre han visto crecer desorbitadamente su patrimonio tras la venta de parcelas incluidas en el plan de urbanismo de Tres Cantos (Madrid).

Es bien conocido que una parte de su familia se benefició de la recalificación de unos terrenos por los que pasa el AVE. Se impuso la estación en Yenes (Guadalajara), en la finca de su familia, lejos de la ciudad.

Villanueva de la Cañada y otros planes urbanísticos
Un tío materno de Esperanza Aguirre, José Gil de Biedma, a través de su sociedad familiar Alminar Villas, una de las que más ha especulado en la última década, dio un pelotazo de 2,1 millones de euros en la compraventa de unos terrenos en Villanueva de la Cañada (Madrid).

Gil de Biedma es uno de los operadores inmobiliarios de la Comunidad de Madrid, donde se dedica, entre otras cosas, a la compraventa de suelo en distintos municipios, en algunos casos, con verdaderos métodos mafiosos, en pleno proceso de modificación de sus planes generales (aquellos que definen dónde y cómo se puede edificar).

Patrimonio personal de la lideresa-condesa
Esperanza Aguirre pertenece a la nobleza. Su marido (el conde de Murillo) y ella poseen bienes por valor de 6,2 millones de euros en 4 provincias distintas: Salamanca, Ávila, Madrid y Guadalajara.

Con estos datos sobre la mesa es fácil entender a quién defiende Esperanza Aguirre con sus políticas.

No hay comentarios: