jueves, 27 de noviembre de 2008

A Telemadrid, como empresa pública, le quedan 2 telediarios

Telemadrid, la cadena regional pública de todos los madrileños, está sometida con Esperanza Aguirre a la más burda manipulación informativa y a una pésima gestión directiva. Una sociedad verdaderamente democrática no puede tolerar situaciones como la que está viviendo la televisión madrileña.

La novedad es que se ha anunciado la congelación de sueldos para los trabajadores de Telemadrid. Es impresentable que tengan que ser los trabajadores los que paguen una mala gestión y el despilfarro que se ha producido en la cadena en los últimos años. Este anuncio, además, se ha producido al margen del Comité de Empresa y sin su conocimiento.

De servicio público a televisión privada
Si tenemos en cuenta que también se ha anunciado que no se cubrirán las vacantes que queden en plantilla y que el Presupuesto que se ha presentado es claramente insuficiente, nos vamos a encontrar con una televisión y una radio que va a poder sobrevivir a duras penas.

El objetivo último que se persigue con estas cuentas es conducirnos, si alguna vez pueden cambiar la ley del tercer canal, a una televisión privada, comercial, políticamente dócil y muy lejos de la función de servicio público que obliga a un medio de comunicación audiovisual. Se está poniendo en riesgo la supervivencia de la Telemadrid como empresa de titularidad y gestión públicas

No hay comentarios: