jueves, 11 de diciembre de 2008

Hacia una alternativa a Esperanza Aguirre: POR UNA CARTA DE CIUDADANÍA EN MADRID (Parte IV)

Los posts de esta semana no serán del autor de Ventanas del Falcón. En este blog aparecerán, en cinco partes, un texto del coordinador del Foro Social de Madrid, Carlos Girbau. Es un análisis sobre la situación en la Comunidad de Madrid y una exposición sobre cómo caminar hacia posibles alternativas a la política del PP en Madrid.

UNIR LA RESPUESTA HACIA UNA PROPUESTA POSITIVA
Las respuestas a las políticas del PP, sobre todo en el campo determinante de la movilización, han comenzado a tomar una forma más clara en el último año. La última manifestación a favor de la sanidad pública reunió unas 15 mil personas y la de educación, cerca de 10 mil. A pesar de ello, su número todavía es escaso, sobre todo si lo comparamos con la profundidad y contundencia de los ataques que sufrimos. Evidentemente, sin calle y sin tejido social resulta imposible reinvertir la actual política neoliberal extrema de la Comunidad.

A buen seguro la crisis y los recortes que obligan a “escoger gastos” van a forzar más movilización; de hecho, actualmente, el número de colectivos que responden a Aguirre ha aumentado, aunque a pesar de ello no se han logrado victorias sobre la política del PP madrileño. Hasta hoy, lo poco conseguido en este campo se ha plasmado básicamente en el frágil campo de las sentencias judiciales (desdoblamiento de la carretera de los pantanos o caso Severo Ochoa y doctor Montes) con logros que, aún siendo bienvenidos, se insertan en un terreno resbaladizo y lleno de vericuetos incontrolables. Por tanto, hablar de movilización hoy en Madrid es hablar más de posibilidades de futuro que de certezas de presente. Ese hecho no puede negar que son los sindicatos quienes mayormente llevan el peso del esfuerzo diario en la respuesta al PP madrileño y su “lideresa”, como tampoco que existen más agrupamientos y campañas de “víctimas de Aguirre”. Pero para derrotar la política del PP hace falta no sólo más movilización, sino que ésta sea más unitaria y más amplia que la existente y que cuente con un plan central, con propuesta positiva que, sin negar la diversidad de los sujetos hoy implicados, nos permita subir un peldaño, pasando de la defensa contra los recortes a la propuesta de derechos.

El PP, al desmantelar lo público, degrada y debilita las garantías que el Estado debe ofrecer a sus ciudadanos por serlo. Es decir, socava la democracia y la ciudadanía; recuperar ciudadanía, o sea, reasegurar los supuestos “derechos de siempre” y sumarle los nuevos que nuestra sociedad del siglo XXI exige representa el camino para lograr unir de manera superadora la pluralidad actual, dándole así un lugar a todo el mundo y sumando nuevas fuerzas. Ese es el campo que permitirá regenerar y remover Madrid.

No hay comentarios: