viernes, 12 de diciembre de 2008

Hacia una alternativa a Esperanza Aguirre: POR UNA CARTA DE CIUDADANÍA EN MADRID (Parte V)

Los posts de esta semana no serán del autor de Ventanas del Falcón. En este blog aparecerán, en cinco partes, un texto del coordinador del Foro Social de Madrid, Carlos Girbau. Es un análisis sobre la situación en la Comunidad de Madrid y una exposición sobre cómo caminar hacia posibles alternativas a la política del PP en Madrid.
Leer aquí las 4 partes anteriores: Parte I, Parte II, ParteIII y Parte IV

Por tanto, la propuesta que empieza a sustentarse a favor de una CARTA DE CIUDADANÍA DE LA COMUNIDAD DE MADRID es de lo más oportuna. Dicha carta, surgida de un amplio proceso de participación plural y diverso, debe incluir aquellos reclamos consustanciales a la naturaleza ciudadana. Para empezar, los servicios públicos básicos de la educación la sanidad o el agua. Debe asimismo asumir una definición de bases para otro modelo de desarrollo, un desarrollo sostenible, basado en aumento de las potencialidades de toda la sociedad. Debe partir de la realidad plural y rica que el 15% de nuevos ciudadanos nos aporta. La carta debe reconocer y garantizar todos los derechos de las mujeres; debe apoyar los retos de una sociedad que no aparta a nadie y que considera la discapacidad como algo propio. La carta debe ser audaz en la defensa de la participación y la democracia ciudadana. Pero, por encima de todo, esa carta de derechos de ciudadanía debe ser de los ciudadanos. O sea, resultado de las propuestas de su tejido asociativo, de su esfuerzo por definir y protagonizar su futuro.

Una iniciativa así permitiría pasar de la defensa, incluso de una defensa más unificada que la actual, a una verdadera ofensiva, construida de abajo a arriba que, partiendo de la pluralidad, elevase el mínimo común múltiplo a la categoría de propuesta política. Debe buscarse una necesaria alianza entre la movilización social y el espacio de la política. El primer deber de esa alianza está del lado de la política, de la izquierda política de Madrid. El espacio local representa hoy por hoy el mejor marco para concretar todo ello. En muchos aspectos, los planes de Aguirre tienen como primera víctima a los propios ayuntamientos, particularmente los de la izquierda. Por otra parte, un nada despreciable ramillete de colectivos tiene en lo local la base de su trabajo. En otras palabras, la alianza y los lazos con la política tienen mucho que trabajar desde el marco que representa el municipio. Experiencias locales de construcción de tejido, empezando por los ayuntamientos de izquierda, de desobediencia y resistencia a las normas de la Comunidad podrían ser el caldo de cultivo para crear un red de cargos y municipios que fuera abriendo, en alianza con los movimientos sociales, un espacio propio. Este espacio podría darse bajo la forma de una asamblea de cargos electos y representaría, junto con la calle, la base de un cambio y de propuesta alternativa al PP.

Mucho queda por hacer; tenemos casi tres años por delante para avanzar por éste camino de unir lo que hay, buscar sus potencialidades y encaminarlo hacia un amplio movimiento por los derechos ciudadanos que, reflejado en una carta, represente el mejor vehículo para una alianza con el espacio de la política.

No hay comentarios: