lunes, 1 de diciembre de 2008

Los tribunales castigan a Esperanza Aguirre por su favoritismo

Una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid anula el concurso público por el que Esperanza Aguirre repartió las licencias de TDT local entre sus amigos mediáticos. Adjudicó cadenas de televisión a la Iglesia, Jiménez Losantos, El Mundo e Intereconomía y excluyó a quién no era afín a sus políticas derechistas, aunque fueran proyectos que ya estaban implantados y consolidados.

Una vez más los Tribunales han puesto a Aguirre en su sitio, como también ha ocurrido con las obras de ampliación de la M-501. Aguirre aplica una política de hechos consumados, bordeando constantemente la ley, y haciendo un uso partidista de la misma.

La falta de motivación que reconoce la sentencia, y por la cual se anula el proceso, no era en absoluto casual, sino descaradamente partidista. Aguirre debería aprender la lección y ser más respetuosa con la ley y los procedimientos. Su mayoría absoluta no le da derecho a cometer ésta y otras tropelías.

1 comentario:

melibea1980 dijo...

Ya estamos acostumbrados a las "cacicadas" de Espe. Me alegro de que la justicia, haga justicia, valga la redundancia.