sábado, 27 de diciembre de 2008

Ultraliberalismo de guante blanco para ricos

El neoliberalismo extremo de Esperanza Aguirre está siendo un lastre demasiado pesado para el desarrollo regional. Madrid no puede aspirar a ser el paraíso fiscal de España, sino el motor económico y productivo del país.

Esperanza Aguirre debería revisar de inmediato su propuesta presupuestaria de eliminar el Impuesto sobre Patrimonio porque supone renunciar a recursos necesarios en tiempo de crisis y sólo beneficia a uno de cada 20 contribuyentes.

Hay 2,6 millones de contribuyentes que no se benefician en nada de la supresión de este impuesto, mientras los que cuentan con un patrimonio de 1 millón de euros se ahorran 6.000 euros al año, 85.000 quienes tienen más de 6 millones y 200.000 euros los que poseen 10 millones de euros.

No hay comentarios: