miércoles, 28 de enero de 2009

Esperanza, tú que lo sabías todo, ¿quién va a por ti?

Hace 3 días Esperanza Aguirre decía que todo era mentira, hace 2 días Rajoy confesó y ayer, con toda la cara dura del mundo, confiesa Aguirre: "En 2006 ya existían informes sobre Ignacio González y Francisco Granados, y los conocíamos Rajoy y yo". Pero su confesión va acompañada de un victimismo descarado: "Todos van a por mí". Además, van saliendo muchas cosas más a la luz. Hasta funcionarios de Madrid han denunciado acoso por negarse a seguir a políticos. Éstos rechazaron las tareas exigidas porque eran una extralimitación a sus funciones y podían rayar en la ilegalidad. Los trabajadores que se han negado han sufrido acoso y hostigamiento. Como en las dictaduras.

¿Tumbará el PP la comisión de investigación?
El PSOE e IU de Madrid han solicitado una comisión de investigación pero el PP puede tumbar la iniciativa gracias a su mayoría absoluta en la Asamblea de la Comunidad de Madrid. ¿Tendrán la cara de hacerlo? Porque lo suyo es tirar balones fuera, como cuando señalan que los autores pueden estar fuera del PP. Si el PP derriba la petición de que debe haber una comisión de investigación, habría que llegar al Tribunal Constitucional. PSOE e IU hacen muy bien, además, si se personaran como acusación popular.

Los culpables están dentro del PP
En el propio PP se da por supuesto que unos dirigentes del partido han decidido espiar a otros con los que están enfrentados. No es un secreto para nadie en el PP la rivalidad entre Ignacio González y Francisco Granados. Y toda España conoce la lucha cainita entre Gallardón y Aguirre. En cuanto a las personas que realizaron las investigaciones, Manuel Cobo y Alfredo Prada apuntaron a la Consejería de Interior de Aguirre como lugar donde podrían trabajar los autores de sus seguimientos. Que nadie busque culpables fuera del PP.

1 comentario:

Esquirla de Aire dijo...

Pues que la basca sabe que al farfulloso lider barbudo que nombró el dedazo de Aznar "El Melenudo" le quedan escasamente dos telediarios, y ya han empezado a darse estopa, ponerse zancadillas y a meter codazos, que es que "Sólo puede quedar uno".