sábado, 24 de enero de 2009

Espiado y presunto corrupto: la mentira y un contrato de 33 millones

Todo el mundo ya se ha enterado del tema de las Chekas del PP de Madrid y su espionaje parapolicial pagado con dinero público. El asunto tiene todo un mar de fondo: El vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, dirigente de la empresa pública El Canal de Isabel II, adjudicó un contrato de 33 millones de euros a la empresa de seguridad Segurisa. El movimiento sería correcto si no llega a ser porque el vicepresidente dijo la semana pasada que no había "concedido nada" al dueño de la empresa.

El número dos de Esperanza Aguirre viajó en marzo de 2007 a Suráfrica con su mujer en un viaje que, según él, "pagó de su bolsillo", invitado por Enrique Sánchez, accionista mayoritario de la empresa. El viaje que tuvo un precio de 8.000 euros era una forma de agradecer a González la adjudicación del proyecto a Segurisa. Esto tiene muy mala pinta, ¿hay un presunto corruptor y un presunto corrupto, no?

No hay comentarios: