lunes, 26 de enero de 2009

Rajoy conocía la Gestapo de Esperanza Aguirre y no hizo nada

Las declaraciones del yerno de Fabra, Güemes, asegurando que todo ha sido una invención de El País, se han visto contradichas por una nueva noticia que ha sido una bofetada para Esperanza Aguirre: Rajoy ha confesado que Álvaro Lapuerta le dijo en Mayo que estaba siendo espiado desde el Gobierno de la Comunidad de Madrid “como respuesta a sus críticas a determinadas adjudicaciones del Gobierno regional que consideraba sospechosas”, en palabras del propio Lapuerta.

Todo esto es increíble. Aparte de conocer la existencia de un espionaje parapolicial pagado con dinero público, nos vamos enterando de una serie de barbaridades: Primero sabemos que un espiado, Ignacio González, es un presunto corrupto. Luego que el presunto espía, Ignacio Granados, enchufa a su cuñada. Y ahora que se espía a un miembro del PP, que durante 7 legislaturas fue diputado en el Congreso, por haberse opuesto a decisiones oscuras de carácter inmobiliario tomada por el gobierno de Esperanza Aguirre. Y para colmo que Rajoy conoció el delito de espionaje y no hizo nada.

El PP está utilizando métodos propios de dictaduras totalitarias para resolver sus disputas políticas internas. El País digital va clasificando en una misma sección todo lo que va publicando sobre la trama de espionaje. Ver aquí.

1 comentario:

FRANESCO dijo...

Y qué va a hacer Mariano, si no se ganó su puesto y fue colocado a dedo por Aznar... Tragará con lo que le echen, que es para lo que vale.