lunes, 16 de febrero de 2009

corruPPción en Galicia: 2 de los 4 cabezas de provincia del PP en Galicia, corruptos

El nº 1 del PP por Ourense, estafador a Hacienda; el nº 1 del PP por A Coruña, investigado por el Tribunal de Cuentas; el ex numero 3 del PP gallego, investigado por la Fiscalía Anticorrupción; el ex secretario de organización del PP gallego, implicado en la trama de espionaje de Madrid. Casi nada.

Hace unas semanas supimos que en 2004 el nº 1 de lista del PP en Ourense, Luis Carrera Pásaro, cobró 240.000 euros en comisiones de una cuenta del paraíso fiscal de las islas Caimán. Esta semana nos enteramos que el cabeza de lista del PP por A Coruña, Carlos Negreira, está en el punto de mira del Tribunal de Cuentas por adjudicaciones anómalas.

De Galicia a Madrid, de la corrupción a los espías
La gestión del nº 1 por A Coruña como presidente de Portos de Galicia, cargo para el que fue nombrado en 2003 cuando Alberto Núñez Feijóo era conselleiro de Política Territorial ha sido irregular. Las supuestas adjudicaciones irregulares se dieron por parte de Portos a Segurisa, empresa de seguridad implicada en la red de espionaje de Madrid. La Xunta del PP, a través de Portos de Galicia, firmó en 2002 un contrato de a Segurisa, del Grupo Sagital. El máximo accionista de la empresa es Enrique Sánchez, quien acompañó al nº 2 de Esperanza Aguirre, Ignacio González, en un viaje privado a Sudáfrica.

Sánchez es uno de los empresarios más cercanos al vicepresidente madrileño, que como presidente del Canal de Isabel II también le ha adjudicado contratos. En el momento en que Negreira dirigía Portos también era vocal el ex secretario de Organización del PP gallego, Pablo Crespo, en prisión por la trama de corrupción destapada por el juez Baltasar Garzón esta semana.

2 comentarios:

Nicolás dijo...

La corrupción y el PP no son incomnpatibles como afirmaban desde el partido conservador. No hay partido que se libre. El que esté libre de pecado que tire la primera piedra. Pero cuando el PSOE tuvo los problemas que le costaron el poder a Felipe González, el PP y la caverna mediática se lo pasaron pipa yendo de puros e inmaculados. Ahora le han visto las orejas al lobo y andan histéricos intentando que no les salpique la mierda que les sale de las alcantarillas. Demasiado tarde.
No me alegro por la corrupción; me alegro por la cantidad de hipócritas que se les ha llenado la boca de pureza democrática durante años. ¡Que se jodan!

L. Celeiro dijo...

No se le podría llamar corrupción, son los mismos chanchullos de caciques que antes, la diferencia es que ya no mandan en la xunta para taparlos ante las leyes porque ante los ciudadanos son desde hace muchos años evidentes.

Como gallego he nacido en un pueblo donde la palabra del cacique debía ser respetada, sus chanchullos protegidos y sus favores devueltos. Por desgracia para un sistema que quiera llevar el nombre de democrátcio el caciquismo es un muro de contención.

Como bien expone Nicolás el PSOE también pasó su etapa dura en cuanto a chanchullos. Al final mis amigos y compañeros van a tener razón todos los políticos "profesionales" (añado) son iguales, unos ladrones.