miércoles, 4 de febrero de 2009

El lobo pastor de ovejas

Esperanza Aguirre, una de las principales sospechosas del escándalo de los espías, ha pactado con Cospedal (encargada de la investigación interna para el PP sobre el EsperanzaGate) que sea la presidenta regional la encargada de cortar cabezas. Cospedal suspende la investigación porque sabe que ir hasta el fondo puede suponer el estallido del partido.

La dirección estatal del PP se lava las manos. Tapan las vergüenzas a Esperanza Aguirre porque no les interesa purgarla. Prefieren que sea Aguirre la que investige a descubrir la verdad. La suspensión de la investigación interna favorece a Esperanza Aguirre, cuyo control sobre la Asamblea regional que dirigirá la Comisión de Investigación le otorga la plena seguridad de que el escándalo está ahora mucho más lejos de afectarle directamente.

1 comentario:

Gracchus Babeuf dijo...

Remamos en la misma dirección, compañero, pero la desvergüenza de la lideresa, y la indiferencia de los ciudadanos es descorazonadora.