miércoles, 11 de febrero de 2009

La mano en el fuego... del espionaje y la corrupción

¿Qué dijo Esperanza Aguirre hace escasamente una semana? que ponía las manos en el fuego por todos sus consejeros. Ayer uno de sus consejeros tuvo que dimitir, el de Deportes, Alberto López Viejo. Esperanza Aguirre ayer empezó a soltar lastre, a un tercer o cuarto nivel, para salvarse ella. Va a tener que soltar lastre a un primer nivel porque Benjamín Martín Vasco, hombre de confianza de Aguirre (impuesto por ella como presidente de la comisión de investigación del tema del espionaje) ha salido salpicado por los escándalos de corrupción. El presidente de esa Comisión debe dimitir.

Lo que Esperanza Aguirre todavía no se da cuenta es que el auténtico lastre en la Comunidad madrileña es ella. El PP está en descomposición interna. Es una lucha a muerte que no tiene precedentes. De por medio hay una presunta vulneración de derechos fundamentales –el espionaje- y un escándalo de corrupción, y, además, ayer confirmamos nuestras sospechas, según un estudio grafológico, de que la trama proviene de la Consejería de Interior del Gobierno de Esperanza Aguirre.

1 comentario:

Nicolás dijo...

Estoy de acuerdo en que cuanto más tarde en soltar lastre peor. Aunque de momento también creo que lo hirá haciendo poco a poco. Mas pronto que tarde puede que hasta se vea chamuscada ella misma. O porque lo sabía y calló o por desconocimiento.