viernes, 27 de febrero de 2009

No a la segregación educativa; Sí a una educación mixta

Una formación escolar no puede discrimina por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social. Por eso hay que estar en contra de la segregación del alumnado. Es necesaria una educación en el respeto de los derechos y libertades fundamentales, en la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, así como en la igualdad de trato y la no discriminación.

Hay que condenar la discriminación por razón de sexo en los centros escolares. El sexo de las personas es una condición que no debe suponer desigualdad inicial para acceder a la educación básica. La mejor opción educativa es una enseñanza en la que los niños y las niñas se educan y conviven en el mismo aula como la mejor garantía para aprender a
convivir, aprender a respetarse mutuamente y aprender a asumir y valorar en positivo las
diferencias entre hombres y mujeres.

El desarrollo del principio de coeducación en los centros escolares, en todas las etapas
educativas, garantiza el fomento y el desarrollo efectivo de la igualdad de derechos entre
hombres y mujeres y contribuye a la cohesión social e igualdad de oportunidades entre
personas de distinto sexo. Una enseñanza mixta es el mejor contexto para prevenir los prejuicios y los estereotipos sexistas que supongan una discriminación entre hombres y mujeres y para prevenir la violencia de género.

Esperanza Aguirre da dinero a centros que segregan
Hay que reivindicar bien alto la supresión del concierto económico con los centros educativos que segregan al alumnado y no cumplen con el mandato de la LOE, así como la eliminación de todas las subvenciones a los mismos. Los centros que se conciertan han de cumplir los mismos requisitos que los centros públicos.

Los fondos públicos no deben utilizarse para subvencionar la enseñanza del alumnado cuyas familias optan por la escolarización segregada. La Ley Orgánica de Educación, que es de preceptivo cumplimiento para todo el estado, establece las normas para la escolarización en los centros públicos y en los centros privados concertados. Esta Ley, en sus artículos 2.b y 84.3, no permite la discriminación por razón de sexo.

No hay comentarios: