lunes, 26 de octubre de 2009

1934: El Frente Único de la izquierda (las Alianzas Obreras)

En 1933 las derechas llegaban al poder de la República española. Entre las organizaciones de la clase trabajadora se abordó el tema de cómo superar la debilidad de la izquierda. Como la fragmentación del movimiento obrero era un obstáculo para la lucha común, la tarea debía consistir en llevar a cabo la táctica del Frente Único de las organizaciones obreras.

El avance del fascismo en Europa y la amenaza de la CEDA, aceleró la respuesta de las organizaciones de izquierda, que cristalizó en las Alianzas Obreras. La lucha contra la derecha exigía una política de Frente Único. Esta táctica estaba basada en acuerdos entre las organizaciones obreras sobre puntos comunes y cumplía un papel esencial: elevar a la conciencia de los trabajadores y favorecer la unidad de acción.

Las organizaciones de los trabajadores, unidas
La clase trabajadora estaba organizada muy mayoritariamente casi en partes iguales en la CNT-FAI, de carácter anarco sindicalista, y en la UGT-PSOE, de carácter socialista. En aquellos sitios donde no se excluyeron ninguna de estas grandes organizaciones las Alianzas Obreras avanzaron, como fue el caso de Asturias.

Las Alianzas Obreras existieron a nivel de todo el estado y se fundaron en Barcelona con el PSOE, la UGT, Unión Socialista, la Unión de Rabassaires, la Federación sindicalista libertaria, los Sindicatos de oposición, el Bloque Obrero y Campesino y la Izquierda Comunista de España (estas 2 últimas organizaciones formarían un año después el POUM). Las Alianzas Obreras fueron posibles gracias al esfuerzo aglutinador del BOC y la ICE, que fueron quienes las diseñaron desde el principio.

La CNT-FAI anarquista se negó a participar y el PCE estalinista (por aquel entonces un pequeño grupo) cometió el error de sustituir la política de Frente Único por las teorías sectarias y ultraizquierdistas del “Tercer periodo” y el “Socialfascismo”, con las que equiparaban a la Socialdemocracia con la Derecha. Esto ya había tenido resultados nefastos en Alemania donde el PC alemán impidió la lucha común de la izquierda contra Hitler, con consecuencias trágicas.

La CEDA en el gobierno y la respuesta de la izquierda
Las clases pudientes exigieron la entrada de la CEDA en el Gobierno Lerroux con el objetivo de dinamitar la República desde dentro. Pero los cálculos de la burguesía resultaron equivocados por completo: la perspectiva de la contrarrevolución agitó el proceso revolucionario.

El 4 de octubre entró la CEDA en el gobierno y las Alianzas Obreras dieron la orden de la insurrección. El movimiento tuvo éxito en Asturias. Todas las izquierdas, incluida la CNT, formaban parte de la Alianza Obrera Asturiana desde hacía meses. El PCE asturiano, que no partició al principio, lo hizo unos días antes de la insurrección. Se triunfó en Asturias a pesar de las dificultades en el resto de España por no ser la unidad completa, al no integrarse en la Alianza Obrera la CNT, que suponía la mitad de la clase obrera española.

En Asturias la insurrección obrera se transformó en poder obrero, un poder que duró 15 días dominando la vida económica, política y social de la región hasta que las columnas mineras fueron derrotadas el 18 de octubre. Por primera vez en la historia de España, la clase trabajadora derrotaba a la burguesía y emprendía el camino para establecer su propio gobierno.

Enseñanzas de la Alianza Obrera Asturiana
El éxito en Asturias se debió principalmente a la unidad de acción CNT-UGT-PSOE que en Asturias se fraguó meses antes de la insurrección. Pero la Comuna Asturiana fue derrotada finalmente por el aislamiento y el fracaso de la insurrección en el resto del Estado. La actitud de la CNT estatal, que se negó a participar en la lucha, fue letal y tuvo terribles resultados, como que su sindicato ferroviario no impidió el traslado de las tropas moras y legionarias a Asturias para llevar a cabo la represión.

Gracias a las Alianzas Obreras se derrotó finalmente a la coalición derechista Lerroux-Gil Robles, porque, aunque se perdió en Asturias en Octubre del 34, las movilizaciones posteriores y las elecciones de Febrero de 1936 dieron el triunfo a las izquierdas, cuyo punto electoral principal era la amnistía de los presos de Asturias. Sin la Alianza Obrera no hubiera sido posible todo esto y ni siquiera la respuesta de Julio de 1936 a la sublevación franquista.

Sigue leyendo en este blog:
-
1935: La izquierda antiestalinista (el POUM)
- GUERRA CIVIL ESPAÑOLA: Julio 1936-Mayo 1937
- GUERRA CIVIL ESPAÑOLA: Junio 1937-Abril 1939

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Joder, lo que hacíais ya en 1934 los troskitas para juntaros con el PSOE!!!!!
No se equivocaban tampoco el PCE en 1934 al decir que el PSOE y la derecha son lo mismo.

Saludos comunistas.

ventanas del falcon dijo...

No se trataba de juntarse con el PSOE. Se trataba de aglutinar a TODA la izquierda para responder a la derecha. TODA!!! Sólo los elementos más sectarios no vieron la necesidad de llevar a cabo la táctica de Frente Único. Las Alianzas Obreras fueron una excelente iniciativa.

Anónimo dijo...

Otra vez con la misma paranioa por parte de los estalinista, por definición estalinista no es de izquierdas es "rigor mortis" de un regimen dictatorial que mató a más comunistas en toda la historia desde 1917. Yo por ello considero fuera de las izquierdas a aquellos epigonos que todavia defienden al Estalinismo.
Volviendo al tema, particularmente me parece que la táctica de Frente Único como dice ventanas del falcon fue una execelente iniciativa. y como no se destacaron los más sectarios el PCE estalinizado, siempre en contra del movimiento obrero poniendo de chivo expiatorio al Trotskismo una corriente apartada de golpe de la historia por Stalin y que es una corriente que enriquece la historia del marxismo.

Anónimo dijo...

Eh, no es equivoqueis, el POUM, y sus antecesores, el Bloque y la ICE no eran troskistas!!! Rompieron con Trotsky, que era un sectario de cojones. Tanto como Stalin.

El POUM era un partido socialista revolucionario no sectario que impulsó las Alianzas Obreras muy dignamente.

Anónimo dijo...

El PCE, los verdaderos comunistas, fueron los que unieron a las organizaciones obreras en torno al Frente Popular en toda Europa.

¿donde estaba el POUM? estaban criticando a los frentes populares, como traidores socialfascistas que eran. Y socialdemocratas que son sus herederos ahora.

ventanas del falcon dijo...

En respuesta a Anómimo nº 4:

Es curioso cómo el PCE pasó de sus posiciones ultrasectarias del Socialfascismo (equiparando a la socialdemocracia con el fascismo)de 1934 a la táctica de los Frentes Populares en 1936.

El Frente Popular NO era un frente único obrero. Más bien era una alianza entre los partidos obreros y los partidos burgueses “de izquierdas”. Al contrario de las Alianzas Obreras formadas en 1934, el Frente Popular no preservaba la independencia de clase de la clase obrera, algo esencial en un periodo revolucionario como el de los años 30 en España.

El Frente Popular supeditó a la clase obrera a una parte de la burguesía creyendo poder derrotar así al fascismo. El programa del Frente Popular cortó las alas a la unidad e independencia de las organizaciones obreras.

La razón de por qué fueron los estalinistas del PCE los grandes defensores del Frente Popular está en la orientación de la Internacional Comunista, estalinizada ya totalmente en los años 30, hacia las “democracias capitalistas” y en los pactos de coexistencia pacífica de Stalin con ellas.

Stalin usó sus Partidos Comunistas para ahogar revoluciones en países capitalistas y dar signos claros a Francia e Inglaterra de que los Partidos comunistas eran los mayores defensores de la Democracia burguesa.

Nadja dijo...

Es importante reseñar que en la revolución española el PCE era un partido que no tenía apenas relevancia (de hecho su integración final y a ultima hora en los hechos de octubre 34 ya anuncian su marcado caracter oportunista)de importacia cualitativa y mayuscula fue en cambio el PSOE y su giro revolucionario bien fraguado tras analizar el rodillo fascista de la CEDA que saboteó todos los avances de la republica en todos los ambitos, pero muy en especial la reforma agraria, y los convenios colectivos. Los contactos CEDA-Musolini-Dolfus para rearmarse, fueron más que suficiente para dar el paso revolucionario que por fin daría justicia a la clase obrera y campesina que venia sufriendo a un Estado cacique gobernado en exclusiva por los intereses de la burguesía, la aristocracia, la casta militar, y el clero.
De aquel PSOE, el del 34 el de Largo Caballero (atras quedaban las tesis colaboracionistas de Besteiro y Prieto), junto con CNT, BOC, ICE, nos llegan las más bellas jornadas revolucionarias que llenarían de esperanza a la clase obrera española y los anales de la historia del movimiento obrero con los Maurín, Andrade, Nin...
Para entender qué significó el 34hay que conocer en que condiciones estaba la clase obrera desde la Restauración de Cánovas, y como la clase obrera incipientemente organizada se fue haciendo fuerte como oposición y confrontación en la viva lucha de los intereses de clase enfrentados

En cuanto a los/as autenticos/as comunistas y revolucionarios/as, allí estuvieron, en Asturias (tambien Barcelona y Madrid), el 4 de octubre del 34, y no precisamente en el, por entonces, insignificante y oportunista PCE.

Mi respetos, no obstante, a todos y todas la comunistas del PCE que lucharon en aquella del 34 y en otros frentes codo a codo con sus hermanos y hermanas de clase, y a aquellos que han reconocido los horrores del estalinismo, a los que no, no han sabido aprender de la historia.

salud falconeros

Nadja dijo...

Por cierto ventanas, ultimamente estoy muy sensiblero y nostalgico de aquellas jornadas y de aquellos epiritus tan preclaros que hoy tanto hechamos en falta en los sindicatos y en las organizaciones en esta etapa tan "liquida" y tan "pragmática" por decirlo de alguna manera.

Estas efemerides me matan.

Anónimo dijo...

Únicamente decir que las más bellas jornadas revolucionarias las protagonizaron el POUM y el Movimiento Libertario (CNT-AIT, FAI, FIJL y MMLL), a partir de julio de 1936... Aunque se encontraron con la oposición de la burguesía y sus aliados: PSOE y PCE.

Nadja dijo...

Bien..... vale... anonimo....pero eso ya es otra hitoria....ahora toca el 4 de octubre del que hay mucho que debatir y descubrir.

Está claro que esa parte que tu dices fue la mejor, vale...ganas, pero la del 4 de octubre al contrario de la del 34 fue ESPECIALMENTE IMPORTANTE por que fue una insurreción revolucionaria en toda regla, de la que, si os dais cuenta, la burguesia no habla por miedo a reconocer que aquí hubo ALGO MÁS QUE UNA GUERRA CIVIL FRATICIDA y etcetera.

Muchos sabemos que hubo una revolución, pero no así ha quedado en la conciencia colectiva de la clase trabajadora de hoy en día. POr eso hay que recuperar el significado de aquellas jornadas de 1917,1931, 1934, y claro está 1936 como una revolución: La revolución Española que diría Pierre Brüe.

salut falconers

M-L dijo...

Enorme entrada. Autocrítica para crecer.

Conforme con el análisis del cambio de estrategia del PCE del 34 al 36, por directrices de la Internacional Comunista mediatizada por el PCUS de Stalin.

Otra cosa que podría servir, el programa del Frente Popular y como se formula para solventar la participación o no de IU en gobiernos con el PSOE;

en el pacto del Frente Popular se pasan todo el tiempo repitiendo algo así (no es literal);

Lo partidos obreros (PSOE, PCE, POUM...)-ahí ponemos IU- aspiran a la nacionalización de la tierra y acuerdan con los partidos republicanos (IR, ERC...) hacer un mejor reparto mediante la reforma agraria.


Es algo así y habría que actualizarlo pero el formato nos puede servir.

Salud