martes, 1 de diciembre de 2009

El ultraderechista Jesús Neira y la Diables.a.

Quien fuera el símbolo de la lucha contra la violencia machista ha firmado un pacto con el diablo, o Diables.a., mejor dicho. Ha aceptado un puesto otorgado populistamente por quien suspende el servicio del sistema de pulseras antimaltrato, es persersamente austera con los Juzgados de Vioencia de Género, intenta acabar con el servicio de atención de víctimas de violaciones, rechaza ayudas estatales contra la Violencia de Género, segrega del modo más sexista a niños y niñas en la educación y es, en general, cómplice del terrorismo machista.

Profesor Neira, ultraderechista
Conviene señalar que quien fuera el símbolo de la lucha contra la violencia machista se ha revelado, al salir del coma, como un franquista que escribe reaccionarios artículos en "Altar Mayor", la revista de la Hermandad del Valle de los Caídos, y en la ultraderechista "Razón Española", además de escupir veneno como tertuliano en la cadena ultraconservadora Intereconomía, insultando, entre otros, a Obama o las hijas (menores de edad) de Zapatero.

Jesús Neira no será un buen Presidente del Consejo Asesor del Observatorio de la Violencia de Género de la Comunidad de Madrid. Alguien así no puede serlo.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

¿o sea una persona de derechas o extrema derecha no puede estar contra laviolencia de género?

ventanas del falcon dijo...

Pues un persona derechista que suspende el servicio del sistema de pulseras antimaltrato, es persersamente austera con los Juzgados de Vioencia de Género, intenta acabar con el servicio de atención de víctimas de violaciones, rechaza ayudas estatales contra la Violencia de Género y segrega del modo más sexista a niños y niñas en la educación NO ES MUY CONSECUENTE CONTRA LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES.

Anónimo dijo...

Pues de derechas no se... pero de extrema derecha creo que no hay ni que preguntárselo... la subrrogación de la mujer también es violencia de género y es una actitud que perpetúan ellos y ellas!!!!

Anónimo dijo...

Pero que coño tiene que ver la politica con lo que hizo el profesor Neira? estamos todos locos?
Progres de mierda, socialistas zapateriles, tanto hablar de tolerancia y manipulacion y vosotros sois los campeones en prcticar la intolerancia y en manipular

Anónimo dijo...

Progres de mierda, mira personajillo anónimo, los progres de mierda como tu dices, somos consecuentes con nuestras acciones y creencias. La señora diables.a ( por cierto muy bien calificada) se ha encargado de ofrecer el puesto para CALLAR la boca por las NEGLIGENCIAS MÉDICAS acaecidas en los hospitales por donde paseo Jesús Neira y en ninguno supieron dar con lo que le pasaba. DEmostrado queda con el auto de la jueza, que las consecuencias (coma) no fueron inducidas por la agresión, sino por la enfermedad crónica que sufría y la mala praxix médica. Entonces, un puestazo para la tapar la boca, no es la mejor manera de solucionar la situación, pero sí la de evitarse problemas ante la sociedad. Jesús Neira merece todo mi respeto por haber actuado ante una situación que creía de violencia de genéro, pero SEÑORES Y SEÑORAS, en España diariamente hay personas que salvan vidas de forma heroica y no se las alaba de esta forma y ni se les dan cargos públicos con chófer. Empiezo a estar ya harto de la actitud de Jesús Neira. (Julio de Granada)

Anónimo dijo...

Sólo voy a poner un comentario. Yo, más rojo que mi sangre y tirando a anarkista, conocí en persona a este hombre. Siempre me trató con respeto, con él mantuve largas y maravillosas conversaciones, con un café o una copa, sentados al borde de un cesped y de espaldas a la ventana de la cafetería. Aún teniendo visoines políticas y del mundo muy opuestas a mi me encantaba charlar y filosofar con él, que me contase anécdotas de su vida, de política, de economía. Ambos pertenecemos a estratos sociales muy distintos, a familias muy distintas, a ideas o ideales mu distintos. Aún así, repito, SIEMPRE me trató con respeto y cariño, y por ello no puedo más que respetarle y tenerle cariño. No compartiré muchas de sus ideas, otras sí. Por el valor de una pequeña amistad y el respeto mutuo. Señor Neira, mi RESPETO lo tiene.