sábado, 27 de febrero de 2010

Una contradicción que pone en tela de juicio la "libre elección" sanitaria de Aguirre

El consejero de Sanidad de Esperanza Aguirre, Juan José Güemes, castiga con esperas de entre 3 y 6 meses a quienes, desde "su libertad" para elegir hospital, manifiestan preferencia por los centros públicos. El de afán de Aguirre y Güemes por la "libertad en la elección" de médico y la creación del área única sanitaria en Madrid se contradice con el castigo que sufren 18.611 madrileños por eligir operarse en un hospital público.

Aquellos ciudadanos que, en virtud de su "libertad", elijan médico de familia, pediatra o profesional de enfermería, en atención primaria o especialista y hospital, en atención especializada, serán penalizados con esperas angustiosas e interminables. La responsabilidad tiene causa en el ejercicio del "derecho a elegir" de Esperanza Aguirre, que es el truco más indecente ideado por su gobierno neoliberal extremo.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Aguirre está sieguiendo el camino inverso al de Obama. Intenta poner en EEUU algo parecido a la Seguridad Social y Aguirre quiere cargarse el estado de bienestar y dejarnos como en EEUU: enfermo + pobre= muerto

IZQUIERDA REPUBLICANA VALENCIA dijo...

Agradeceríamos nos remitieses a Izquierda Republicana de Valencia, conforme sean publicadas, todas las entradas en tu blog.

irvalencia@gmx.es

Recibe un abrazo.

mo dijo...

Lo que quiere aguirre es saturar la sanidad pública para que la gente piense que no funciona. Y para que se vayan a la privada. Y eso es una buena excusa para cerrar centros públicos "porque no funcionan"