martes, 13 de abril de 2010

La gestión privada de los hospitales de Aguirre cuesta el doble a los madrileños

Este blog ya advirtió del truco de los 8 hospitales de Esperanza Aguirre. Ahora sabemos por un estudio de UGT que las camas de los nuevos hospitales madrileños (de titularidad pública y gestión privada) cuestan el doble que en los tradicionales. Las nuevas formas de gestión privada impulsadas por el Gobierno de Esperanza Aguirre en los nuevos hospitales le está saliendo muy caro a los madrileños.

El coste cama/año en los hospitales tradicionales de alta complejidad oscila entre los 253.293 euros del Gregorio Marañón, los 290.480 del Ramón y Cajal, los 298.781 del Doce de Octubre, los 299.775 de la Paz, y los 337.565 euros del Clínico.

Frente a esto el coste cama/año en los nuevos hospitales con una notable menor especialización y una reducida cartera de servicios, se encuentra en una banda entre los 335.331 euros del hospital del Henares-Coslada, los 468.191 de la Fundación Jiménez Díaz, y los 505.405 del Infanta Leonor.

PÚBLICO VS. PRIVADO
Los hospitales públicos ofrecen una mayor cartera de servicios médicos, capacidad para ofrecer respuestas asistenciales de una mayor especialización y complejidad sanitaria y, al tiempo, servicios de investigación médica de primer nivel.

Los resultados indican que la incorporación de empresas privadas a la gestión de la sanidad, tanto en régimen de colaboración con la gestión pública –privatización parcial– como en régimen exclusivo –privatización total–, está costando el doble a los bolsillos de los madrileños.

AGUIRRE Y GÜEMES/LASQUETY: ULTRAPRIVATIZADORES
El mayor gasto no se ha traducido en una mayor calidad asistencial ni en un aumento de la cartera de servicios. El exconsejero de Sanidad, Juan José Güemes, impulsó en la gestión del Servicio Madrileño de Salud un modelo de mercado, libre circulación y negocio con la enfermedad, mortal a medio plazo para la sanidad madrileña.

La Consejería de Sanidad ha apoyado la privatización de la gestión sanitaria en la supuesta superioridad de la gestión privada sobre la pública, superioridad refutada por los hechos.

1 comentario:

Anónimo dijo...

He trabajado en uno de esos hospitales. La paga es una coña marinera. La gestión interna es una putisima mierda y tienen a los empleados, tanto públicos, como a traves de las concesionarias (Sacyr-Vallehermoso en mi caso)quemadisimos. Hace falta personal, pero no los contratan. Por cierto, un tiga (casi lo mismo que un celador, pero privado) cobra 300 euros menos que su homologo público.