viernes, 23 de abril de 2010

No a los cuentos infantiles sexistas

Desde la derecha se está intentando desprestigiar las Políticas de igualdad. Las mujeres y los hombres feministas no podemos dar un paso a tras. Es indignante los ataques que está recibiendo la campaña “Educando en Igualdad“. Hay que contrarrestar con iniciativas como la campaña "Menos cuentos chinos y más cuentos no sexistas".

A pesar de lo que quieren hacernos creer medios como Libertad Digital, La Razón, El Semanal Digital o ABC, es un “cuento chino” que la campaña “Educando en Igualdad“ proponga vetar o censurar los cuentos infantiles. Lo único que pretende es que se realice una lectura crítica de los mismos, haciendo hincapié en su contenido sexista, por ejemplo, la perpetuación de determinados estereotipos de género.

Contra la demagogia de la derecha en este y otros temas, todos debemos hacer pedagogía.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Buen post para el día del libro. Una rosa y un libro para ti, ventanas.

El Príncipe feminista dijo...

Blancanieves y compañía son unas cursis insoportables a la que los príncipes tiene que salvar.

ElSrM dijo...

Oí en T.V.E.-1 de pasada que se proponía "reescribir" los cuentos traidicionales europeos porque representaban roles de género con sesgo sexista.

No sé si es eso lo que realmente se propone. Si fuese así, me parecería un error. Cada obra debe entenderse en el contexto, en el marco ambiental en el que su autor la produjo. Lleva aparejado un pedacito de Historia, con los prejuicios que hubiese en cada momento. Ahora mismo tenemos unos prejuicios, en general, que p.ej. un ateniense o un romano clásicos no se los creerían. O los propios hippies, de vuelta en su subcultura, deben seguir pensando que tenemos la mente cuadriculada.

Hay otra solución que me parece mucho más interesante: escribir nuevos cuentos, con las moralejas necesarias —porque los cuentos sirven para educar— y en los que los roles de cada género sean tratados desde el feminismo, desde el igualitarismo. Sería además trabajo para nuestros literatos y promoción de la cultura. Esperemos que sociedades como la S.G.A.E. no nos oigan, porque podrían pretender frenar su transmisión oral como nos tienen acostumbrados últimamente, que han perjudicado hasta las representaciones de "Fuenteovejuna" y creo que también "El alcalde de Zalamea".

Saludos,