lunes, 24 de mayo de 2010

Curas banqueros quebrando una Caja de Ahorros

Estamos ante una estrategia kamikaze de los curas que controlan Cajasur. Han elegido el suicidio antes que el deshonor. Y van a acabar suicidados, deshonrados y, además, sentados en el banquillo porque son los responsables de, con su voto soberano y absurdo, dejar caer a CajaSur por el abismo de la intervención del Banco de España al votar in extremis en contra de la fusión con Unicaja.

La Iglesia, de una manera muy poco cristiana, ha sido la responsables de desmanes, despilfarros y gastos suntuarios. Y ahora todos pagamos el rechazo de la lógica. A esta Iglesia que le encanta jugar en Bolsa para ganarse el cielo a costa del erario público, todos la rescatamos, ciudadanos de un Estado teóricamente aconfesional. ¿Para esto marcan muchos la casilla de la Iglesia en la Declaración de la Renta?

2 comentarios:

Anónimo dijo...

indignos, hipócritas

Nicolás dijo...

Parece que está de moda eso de suicidarse en público. ¿Pero no era pecado tal cosa?