miércoles, 12 de mayo de 2010

¿Recorte del déficit público o defensa del gasto social y lo público?

La presión de los mercados sobre la economías chantajea a los gobiernos para que recorten el déficit público. El estado del Bienestar y lo público se mantienen gracias a un gasto social que debe ser defendido. Hay que romper con el falso discurso de la necesidad del recorte del déficit público como solución a la crisis.

La nula sensibilidad social del franquismo provocó que en materia de gasto social España tenga un retraso considerable, y estemos a la zaga de los países de su entorno. Más necesario que nunca, el gasto social se ve sometido a fuertes tensiones no precisamente coyunturales, sino que ven en la actual coyuntura la oportunidad de proceder al total desmantelamiento del Estado del Bienestar.

Ha sido determinante la hegemonía global del pensamiento ultraliberal, codicioso de cuanto pueda ser susceptible de ser vendido o comprado, y su consecuente proceso de individualismo desde el punto de vista social. El deterioro intencionado de lo público a través de la escasez de su financiación después, previo a su enajenación y mercantilización más o menos encubierta, ha sido una constante en los países de la Unión Europea. También en el nuestro.

La crisis económica y las evidentes dificultades por las que atraviesa el gasto público no deben servir para generar espacios de más mercado, sino por el contrario, para una renovada regulación fiscal que permita sostener e incrementar el gasto público y con ello ampliar la condición de ciudadanía desde las premisas ya señaladas de universalidad, suficiencia y equidad.

Recomiendo el trabajo de la Fundación 1º de Mayo. Pinchad aquí

1 comentario:

Anónimo dijo...

Lo que hace falta es una fiscalidad justa que meta mano a las grandes fortunas y a las rentas del capital. Al igual que recuperar el impuesto de Patrimonio.

Estoy de acuerdo con el artículo: sí al gastop social, no al recorte de déficit.