sábado, 15 de mayo de 2010

Yo tampoco acato, ni respeto, ni obedezco

Me sumo a las manifestaciones de Llamazares que se niega a admitir que lo que ha pasado en los últimos meses merezca el nombre de Justicia. No comparto, ni respeto , ni acato , ni obedezco la decisión que ha acabado con quien quiere investigar los crímenes del franquismo.

Este país hoy ha entrado en la historia con el lamentable espectáculo de haber procesado a quien se atrevió a escuchar la voz de las víctimas del franquismo. Aquellos que pensamos que los derechos plenos de ciudadanía nos permiten alzar la voz contra la injusticia aplicada en nombre del derecho, nos sentimos con legimitad para decirles que esto no es tolerable ni es Justicia. Las peores previsiones se han hecho realidad: Franquismo: 1 - Justicia: 0

Tampoco acatan, ni respetan, ni obedezcen por ahora: Inés Sabanés, A sueldo de Moscú, Punts de Vista, Grandola, Tania Sánchez, Luis de Cairo, Ceronegativo, Ventanas del Falcón, Domingo, Kabila, Moscas en la sopa, Cuco's Blog, Vete a Saber Por qué, Relatando desde el Bajo Llobregat, Agua Va, ...

¡¡¡¡Únete!!!!

2 comentarios:

ElSrM dijo...

Como decía en la página de Dª I. Sabanés:

Sí que acato, por principio, la suspensión de Garzón. Para no acatar el funcionamiento de las instituciones tendría que ver fuego y tiros por la calle. Dicho eso, entiendo la afirmación rebelde que están haciendo muchos, como vd. Moralmente no se comprende bien. Jurídicamente… pues tampoco. Y si se convocan manifestaciones y actos de protesta en mi ciudad contra la decisión, allí estaré y animaré a todos mis conocidos a que participen, porque entiendo que se están equivocando.

También le escribía a una amiga que hoy trataba este tema:

Somos el único país del mundo (o de los pocos) donde algunos jueces y poderes fácticos, y debemos los demócratas señalarlos con el dedo por la calle, pretenden defender y hacernos creer a todos que lo normal es que tengamos cadáveres sin identificar enterrados por todo el territorio estatal.

¿Se extralimitó el Juez B. Garzón y prevaricó al iniciar la investigación sobre las fosas comunes que luego derivó a otros juzgados? Pues va a ser que no. Hay buenos argumentos jurídicos para defender su actuación. España suscribió la Carta Internacional de los DD.HH. y está obligada por ella. Y, por encima de todo, está el sentido común y de la justicia, entendida nunca como venganza sinó como reparación a los que sufren un daño.

Dicen el Juez Varela y compañía que si Dº B. Garzón tuviese razón sería como decir que todos los jueces españoles han estado prevaricando por omisión desde la Transición. Pues, efectivamente, lo habrían estado haciendo. Porque sabían que más que probablemente había cadáveres de asesinados, secuestrados y torturados ocultos enterrados por todo el territorio español y no abrieron las oportunas investigaciones.

El Juez Varela y el Juez Saavedra por lo pronto ya tienen una querella en su contra por prevaricación de varias asociaciones catalanas y baleares —si no se han unido más ya— de víctimas del genocidio (merma importante de la población) del franquismo fascismo. Entienden éstas que si el magistrado B. Garzón hizo lo correcto al aceptar investigar las denuncias de las familias víctimas, entonces los jueces que lo acusan son los que están actuando en contra de la ley y, por ende, prevaricando.

Para finalizar, si el magistrado Garzón hubiese cometido un error técnico al declararse competente para las investigaciones tras las primeras diligencias y tardó demasiado en desviar el caso a los tribunales autonómicos... es que la acusación está pidiendo ¡20 años de inhabilitación! Recordemos que al Juez Tirado —disculpen si me equivocase con el nombre en la memoria— se le impuso una multa de unos 1.500 € por su error, que contribuyó más o menos indirectamente a la muerte de un ser humano, menor de edad, además.

(...)

ElSrM dijo...

(...)

Suspendido cautelarmente Garzón de sus funciones,
aceptada la denuncia por prevaricación, cosa que no entedemos,
los demócratas, con la afinidad ideológica que sea,
sólo podemos esperar que se le juzgue y sea declarado inocente con toda contundencia de la que entendemos falsa, temeraria e incluso malintencionada acusación de prevaricación.
Tras lo cual, la suspensión cautelar sería levantada.
Y, a la inversa, esperamos que suceda con la querella presentada contra los magistrados Varela y Saavedra.

Si hubiésemos renovado a toda la judicatura de modo que todo trabajador público en el Poder Judicial hubiese accedido a su plaza a través de oposiciones públicas después de la Transición y nunca antes, quizá otro gallo nos cantaría.

Puede que aún estemos a tiempo de licenciar a los residuos del antidemocrático regimen anterior. Se les agradacerían educadamente los servicios prestados, se les licencia, se promocionan a su puesto de manera interna a los trabajadores públicos de su sector que sean más competentes y se abren oposiciones públicas para las vacantes producidas. No es tan descabellado. El Poder Legislativo, nuestro Parlamento, si se usa (no como ahora), sirve para mucho.

Mi más cordial saludo,