jueves, 24 de junio de 2010

Aguirre quiere que Madrid sea una región confesional

Hay que denunciar el convenio firmado entre Esperanza Aguirre y Rouco Varela para facilitar las "Jornadas Mundiales de la Juventud" de Benedicto XVI, mientras ataca a otras jornadas como la celebración del orgullo LGTB. La Comunidad de Madrid regala el transporte y facilita alojamiento a los jóvenes que participen en la visita de Benedicto XVI.

Esperanza Aguirre intenta hacer de Madrid una región confesional al poner las instituciones al servicio de la Iglesia mientras margina a otros colectivos. Nadie se explica cómo mientras la Presidenta subió los últimos años un 8 % el Abono Joven y el Metrobús un 21 % ahora ofrece transporte gratuito a los jóvenes que participen en la visita de Benedicto XVI. A pesar de que la propia Comunidad de Madrid reconoció hace unos meses los problemas con los colegios mayores, ahora los pone a disposición de la Iglesia católica.

En la región existe un plan deliberado para introducir cada vez más a la derecha confesional en las instituciones. Como ejemplos tenemos la supresión de las políticas de planificación familiar y de educación sexual al ponerlas en manos de la llamada "Red de Madres de la Comunidad de Madrid" (una amalgama de organizaciones ultraconservadoras).

Rouco Varela es hoy el consejero en la sombra del Gobierno regional. O la Comunidad de Madrid deja de privilegiar descaradamente a los sectores más conservadores de la sociedad y de denigrar al resto o entenderemos que Aguirre ha abandonado los valores democráticos y abrazado el extremismo político y religioso.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Increible. que segrege en los autobuses a hombres y mujeres

Nicolás dijo...

O que tengamos que tomas la hostia al entrqar en los cines