viernes, 4 de junio de 2010

Aguirre se gasta en una hora de inauguración el sueldo de 80 liberados sindicales al año

Los empresarios querrían que los trabajadores no pudieran defenderse de sus agresiones, por eso sus representantes políticos, la derecha, dicen barbaridades como que "los liberados sindicales son un anacronismo y un escándalo". Es sorprendente que se hagan declaraciones de este tipo en el siglo XXI.

Esperanza Aguirre, la que pide austeridad para los liberados sindicales, se gastó 1,388 millones de euros, casi 250 millones de pesetas, en poner la primera piedra del campus de la justicia, más o menos el sueldo de 80 liberados sindicales al año.

Los sindicatos son los representantes legítimos de los trabajadores y hasta la nada bolchevique Constitución española lo recoge. Los liberados sindicales no es un problema de anacronismos sino de derechos, ya que la democracia conculca derechos a los que se presentan a las urnas para representar a los trabajadores.

Ir contra los liberados sindicales es una barbaridad, como la que hemos podido oír a micro abierto a Aguirre, decir a Rajoy: 'no te preocupes ya he dicho yo unas cuantas burradas de esto del desempleo y la reforma laboral, que una reforma light que no va a ninguna parte'... Otra barbaridad ultraneoliberal. ¿Acabará cediendo en esto también Zapatero a los empresarios y la derecha?

1 comentario:

Simply Red dijo...

lo que es una Barbaridad es que alguien con un mínimo de criterio vote a este esperpento y sea legal.