viernes, 23 de julio de 2010

No al copago en la Sanidad

Se está promoviendo una intensa ofensiva para introducir el copago (pago directo por la asistencia sanitaria en el momento de recibirla) en nuestro sistema sanitario público .

Se alegan para ello diferentes argumentos entre los que cabría destacar que:
- Mejoraría el uso adecuado de los recursos al disuadir la utilización inadecuada de los mismos por la población.
- Generaría recursos adicionales para financiar la sanidad pública.

Sin embargo, la medida lo que pretende en realidad es avanzar en el proceso de privatización del sistema sanitario:
- Mercantilizando las relaciones entre usuarios y proveedores de asistencia introduciendo el pago directo de una parte de la misma.
- Acabando con el carácter universal y redistributivo del sistema.
- Abriendo espacios a la sanidad privada.

Entre los efectos negativos asociados a esta medida habría que destacar que:
- Introduciría un nuevo impuesto que gravaría la enfermedad, con una tasa por asistencia sanitaria.
- Incrementaría la presión fiscal de los sectores sociales con menores ingresos como son los asalariados, pensionistas, enfermos crónicos y discapacitados, que por necesidad son quienes más utilizan los servicios sanitarios (tres veces más que el resto).
- Dificultaría el acceso de amplios sectores sociales a la asistencia dado que 10,8 millones de trabajadores (57% del total) cobran menos de mil euros al mes mientras que el ingreso medio de los 8.473.927 pensionistas es de 747,25 euros mensuales.
- Incrementaría las desigualdades sociales ya que se en los últimos años se han eliminado o reducido los impuestos de las clases más favorecidas como los de sucesiones, patrimonio, sociedades o los tramos del IRPF.
- Reduciría el carácter redistributivo del sistema sanitario, que constituye una de los fundamentos del estado del bienestar, que en España aún tiene un escaso desarrollo si lo compramos con el resto de países europeos desarrollados .
- Afectaría a los programas y actividades de promoción y prevención de salud y de seguimiento de enfermos crónicos y generaría tensiones entre sanitarios y usuarios.

2 comentarios:

Sami Awad dijo...

La idea liberal de privatizar los servicios públicos va teniendo poco a poco y de manera sigilosa adeptos en algunos dirigentes de nuestro partido. qué mas da, si nuestro gobierno está privatizando cajas, carreteras, controladores sin rubor y con el silencio más vergonzante de algunos. Por cierto, el hospital Severo Ochoa acaba de indeminizar 350000 euros a una familia cuyo hijo murió de infarto pòr no dejarle ingresado en el hospital bajo observación para ahorrar dinero.

Nela dijo...

Si se lo proponen lo harán, nos pongamos como os pongamos.
Muy buen post
Besos
Nela