miércoles, 26 de enero de 2011

Comparativa: Los presupuestos sanitarios de las CCAA para 2011


Madrid gasta un 3,6% de su Producto Interior Bruto en Sanidad mientras que la media autonómica se sitúa en el 5,5%. Madrid gasta en sanidad 1.115 euros por habitante, mientras la media de las Comunidades Autónomas alcanza los 1.400 euros.

El año 2011 el gasto en personal cae un 4,4 por ciento. O sea, se bajarán los salarios, pero también que habrá menos personal en la sanidad pública. Además, la disminución de las inversiones públicas se han reducido en un 71 por ciento desde 2001.

Los presupuestos sanitarios de las CCAA son el índice de la sensibilidad social de las distintas CCAA y evidencian la capacidad de las mismas para asegurar la atención sanitaria de los ciudadanos, más allá de las declaraciones habituales de autobombo.

Se han analizado los presupuestos sanitarios de las CCAA aprobados en los correspondientes parlamentos autonómicos, calculando lo que suponen en gasto sanitario per capita. Hay diferencias notorias en el presupuesto per capita (la media de las CCAA de 1.288,58 €): El País Vasco destina 1.563,68 por ciudadano y la Comunidad de Madrid sólo 1.103,16.

Podéis ver las cifras comparativas recogidas aquí: Los presupuestos sanitarios de las CCAA para 2011

4 comentarios:

Sertgio dijo...

Excelente documento. Muy claro. Debería conocerlo todo madrileño. De ese modo nadie votaría al Pp

Anónimo dijo...

como es normal, madrid la peor Comunidad autónoma. como en educación.

Silvia Maña dijo...

¿Queremos que España entera se vuelva como la Comunidad de Mdrid? Pues votad a Rajoy Cameron.
Los servicios sociales no sabrán perdonárnoslo.

Dark Seth dijo...

Votar.... o no votar, esa es la cuestión.
Creo que lamentablemente a España le espera una ola de este tipo de políticas neoconservadoras, todo ello motivado por las contradicciones de ZP y su Nueva Vía. Esa es la mala noticia.
La buena, es que seguiremos con la guardia bien alta y combatiendo.
La más buena, es que esta vez, no nos vamos a dejar engañar por líderes de laboratorio, con caras amables y sonrisas fingidas.