viernes, 21 de enero de 2011

Seguimos hablando de pensiones...


Cualquier reforma de las pensiones que se emprenda no debe suponer una merma en la cuantía de las prestaciones a percibir por los pensionistas ni un retraso en la edad de comienzo de la misma. El sistema de pensiones nunca debe ser reformado para perjudicar a sus beneficiarios, y esto es lo que va a ocurrir si el próximo 28 de enero finalmente el Gobierno aprueba el decreto de reforma de las pensiones.

Este decreto prolonga la edad de jubilación hasta los 67 años, de forma paulatina entre 2013 y 2027, y también aumenta el número de años exigibles para tener derecho a una pensión contributiva y para calcular el importe de dicha pensión, con lo que todos los pensionistas percibirán pensiones más bajas que con el actual sistema de cálculo.

No existe causa objetiva para que se adopten estas medidas que van a suponer la exclusión de más del 20% de ciudadanos del derecho a percibir una pensión, ya que no conseguirán los 20 ó 25 años necesarios para tener derecho a ella.

En la blogosfera hay estos días muchos posts que se refieren a este tema. Recomiendo la lectura de unos cuantos:

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias

Anónimo dijo...

Yo también te doy las gracias por tu entrada. Me parece muy oportuna para estos momentos en los cuales todos estamos expectantes por saber en que va a quedar la negociación con CCOO y UGT.

Yo apuesto que el resultado va a ser aceptar el recorte de las pensiones que los mercados nos quieren imponer aunque suavizandolo un poco. Lo suficiente para que Toxo and company nos puedan vender que gracias a ellos se ha "flexibilizado " el recorte.

¡Que diferencia con otros paises como Francia donde el recorte de las pensiones le ha costado un fuerte desgaste político a Sarkozy¡

Aquí el Gobierno va a irse de rositas y encima reforzado encima de robarnos nuestras pensiones.