martes, 18 de octubre de 2011

Mareas verdes locales, de norte a sur de la Comunidad de Madrid

    El empeño del profesorado y el conjunto de la comunidad educativa en lucha ha conseguido que la prensa y la televisión se hagan eco de las grandes manifestaciones y concentraciones centrales, como las sucesivas desde Neptuno a Sol y las de ante la Consejería de Educación. Pero no hay que olvidarse de que se están dando multitudinarias manifestaciones, concentraciones y cadenas humanas en defensa de la escuela pública a nivel local.

La comunidad educativa de barrios y municipios se han unido para protestar contra los recortes en Educación que está perpetrando el Gobierno regional del PP de Esperanza Aguirre. Aquí van sólo dos ejemplo, uno al norte y otro al sur de la Comunidad de Madrid:

Las AMPAS de los institutos y colegios de Alcobendas y San Sebastián de los Reyes se manifestaron el domingo 16 de Octubre por las calles de ambos pueblos. La manifestación, que arrancó desde el ayuntamiento de Alcobendas, transcurrió en un ambiente festivo con un predominio de familias completas. Previamente muchos de los asistentes habían quedado en sus respectivos centros educativos y marchado en diferentes columnas que iban confluyendo en la plaza del pueblo de Alcobendas.

En el barrio de Loranca, en Fuenlabrada, el jueves, 13 de octubre tuvo lugar una cadena humana de profesores, alumnos y familias enteras que han sumado 700 personas. El acto fue organizado por los profesores y las AMPAS de los institutos y colegios del distrito. Tras la cadena humana los asistentes han protagonizado una gran pitada frente a la Junta de Distrito de Loranca, tras la cual algunos profesores se han desplazado hasta el instituto Carpe Diem para pasar la noche encerrados.

1 comentario:

Equo Madrid Sur dijo...

me hizo gracia una votante del pp de siempre que me decia, "en esto Esperanza está equivocada, no debiera....." y le dije ¿la votarás en la siguiente? y me respondio, "pero ¿el resto son serios?"

Por desgracia los "indignados peperos" se olvidan pronto y vuelven a hacer piña ...
Dios, que cruz