jueves, 1 de diciembre de 2011

Lucía Figar y MAGISTER: Posibles filtraciones y otras irregularidades en las oposiciones a maestro

    La Consejería de Educación del Gobierno regional del PP de Esperanza Aguirre ha atentado contra el derecho de los maestros opositores a un proceso de selección basado en la igualdad de oportunidades. Además de negarse a convocar las 2.200 plazas pactadas, convocando sólo 489 convocadas, el departamento de Lucía Figar ha cometido irregularidades muy graves.

Según el sindicato CCOO, la Academia Magister podría, presuntamente, haber filtrado el examen. El examen apareció en la web de Magister desde primera hora de la mañana del examen. Además, repartió desde las 12 de la mañana, menos de dos horas después de la realización del examen, fotocopias con la prueba corregida.

Otras de las irregularidades que podemos mencionar es que 8 de los 106 tribunales permitieron el uso de calculadora. En concreto, en la primera de las pruebas (cuadernillo de ejercicios) se autorizó el uso de la calculadora en los tribunales número 2, 4, 8 y 28 de la especialidad de Educación Infantil; los números 15, 21 y 28 de Inglés y el número 2 de Pedagogía Terapéutica.

Además, una parte de los opositores no figuraba en las listas -aunque todos han podido examinarse-; la duración de los ejercicios no ha sido igual en todos los tribunales; la prueba de Conocimiento del Medio en la especialidad de Lengua Inglesa se hizo en castellano.

La Consejería de Educación ha permitido un hecho grave que atenta contra la igualdad de oportunidades, pues los aspirantes no se enfrentan a las pruebas en las mismas condiciones. Se debería volver a convocar a los aspirantes para la realización de la prueba en igualdad de condiciones.

Los 20.000 candidatos que optan a las 489 plazas convocadas merecen un respeto.

2 comentarios:

Eva dijo...

Ademas en algunas aulas había mapas políticos colgados en la pared lo cual facilitaba la ejecución de una de las preguntas del examen.

Anónimo dijo...

Además nos hacían un examen con preguntas, que falta de respeto.