martes, 14 de febrero de 2012

Refutando otra mentira del Ministro Wert: "se podía aprobar las oposiciones a francés sin hablar francés"

    José Ignacio Wert, ministro de Educación, ha afirmando que “con los temarios de las oposiciones de docentes recién anulados se podía aprobar francés sin hablar francés”. Esto es una falsedad muy grave. El idioma en el que han de desarrollarse las pruebas de las oposiciones viene establecido en la normativa que regula el sistema de ingreso en la función pública docente, no en los temarios.

Los opositores de las especialidades de idiomas han de hacer todas las pruebas en su correspondiente lengua, independientemente del contenido del temario. Una cuestión es el contenido de los temarios, que pueden ser buenos o malos, anticuados o actualizados, etc. y otra bien distinta el idioma en el que se realizan las pruebas.

Así el artículo 20.2 del Real Decreto 334/04, de 27 de febrero, elaborado por el Gobierno del PP en 2004, quince días antes de las elecciones generales de aquel año, establecía que “todas las pruebas de las especialidades de idiomas modernos en los Cuerpos de Catedráticos y Profesores de Enseñanza Secundaria, de Catedráticos y Profesores de Escuelas Oficiales de Idiomas y de Maestros se desarrollarán en el idioma correspondiente”.

Este real decreto fue derogado en 2007 por el Real Decreto 276/2007, ya con el Gobierno socialista, cuyo artículo 20.2 señalaba literalmente que “todas las pruebas de las especialidades de idiomas modernos en los Cuerpos de Maestros, de Profesores de Enseñanza Secundaria y de Profesores de Escuelas Oficiales de Idiomas se desarrollarán en el idioma correspondiente”.

La única diferencia entre ambas normas, aparte del orden en la redacción, se debe a que desde la implantación de la LOE (2006) el ingreso en los cuerpos de catedráticos se hace a partir de la previa pertenencia a los cuerpos de profesores. Pero es claro y evidente que desde 2004 todas las pruebas en las especialidades de idiomas modernos de los cuerpos docentes han de hacerse en el idioma correspondiente.

Aunque consideremos que el actual sistema de ingreso en la función pública docente es manifiestamente mejorable, eso no justifica un ataque indiscriminado a la profesionalidad de quienes han superado los procesos selectivos anteriores.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Doy fe. profesora de francés, hice mis oposiciones en francés, siempre pensé que eran el tipo de oposición que más miden la preparación del opositor. ¿En qué manos estamos? ¿Qué oposición han hecho estos ministros para gobernarnos? Al menos que lleven chuleta

Nicolás dijo...

El ministro da muestras de ser un hombre de fe.

Magda dijo...

Lo que demuestra el ministro es que no sabe nada de Educación, o que tiene mala fe. O tal vez las dos cosas.

Magda dijo...

Lo que demuestra el ministro es que no sabe nada de Educación, o que tiene mala fe. O tal vez las dos cosas.