miércoles, 28 de marzo de 2012

Esta Huelga la tenemos que ganar

    El proceso de movilización para el día 29 lleva varias semanas en marcha. En las asambleas se constata el rechazo a la reforma laboral y a los recortes; en la calle la ciudadanía acoge con interés la información; en muchos lugares se están reuniendo las fuerzas sindicales, políticas y asociativas para iniciar procesos unitarios de apoyo y sostén a la huelga; en casi cada comentario se confirma que el ambiente es mucho mejor que ante la pasada huelga general del 29 de septiembre de 2010.

La situación es dura, hay 5 millones de parados y con la reforma laboral los empresarios atemorizan a las plantillas. Las presiones y amenazas se han generalizado. No faltan argumentos contra la reforma ni ganas de echarla atrás, pero hay mucho temor, mucho miedo entre la clase trabajadora. Hay que redoblar el esfuerzo para combatirlo. Las semanas que ya llevamos de aplicación de la reforma demuestran para lo que sirve: más despidos y más baratos, menos defensas y más arbitrariedades empresariales.

Como ante cada huelga general, la derecha clama por la libertad de ir a trabajar. Debido a la crisis capitalista 5 millones de personas no podrán ir a trabajar. No hay libertad cuando el patrón amenaza con el despido y la reforma quita derechos. Los piquetes informativos serán el día 29 los verdaderos defensores de la libertad, de que el trabajador o trabajadora se sienta en condiciones de decidir si secunda o no la huelga. También quieren hacer creer que la huelga no servirá para nada. Lo que no sirve es no hacer nada.

Sólo la lucha puede permitir cambiar la relación de fuerzas. Nada está escrito por adelantado, depende de la lucha de clases. El gobierno Aznar se vio obligado a retirar un decretazo y tuvo que dimitir el ministro de Trabajo. Cierto que la situación no es la misma, pero todas tienen sus particularidades, lo importante es la capacidad de lucha.

Si la huelga triunfa las cosas no serán igual. Ni teniendo mayoría absoluta el PP podrá gobernar de la misma manera. Que el paro sea general en las empresas, que las ciudades se paralicen y que las manifestaciones sean realmente masivas es la condición para que la huelga tenga sus resultados. uerzo, pero esta huelga hay que ganarla.

1 comentario:

MDF dijo...

Crónicas de Spainlandia. El destino político de Andalucía:

El PP ha logrado pasar, y en tan sólo 126 días, de ganar más votantes que IU en noviembre de 2011 a perder electores en Andalucía. ¡Toda una proeza!. El PSOE continúa perdiendo votos y a una velocidad levemente mayor. Tal situación puede etiquetarse de insostenible: en dos o tres legislaturas no dispondría de congresistas en el Parlamento andaluz. IU casi ha triplicado su tasa diaria de ganancia de votos respecto a las elecciones de 2011. En dos o tres legislaturas sería la segunda fuerza política del Parlamento autonómico.
Los partidos que representan los intereses de las clases dominantes en Andalucía ya no aumentan su número de electores, como en noviembre de 2011, sino que claramente pierden votantes. Su alianza con las clases burguesas medias se derrumba. Es el coste de un expolio que, en mayor o menor grado, afecta a todos los dominados. Los partidos que deberían haber defendido los intereses de las clases burguesas pequeñas y medias continúan intensificando su pérdida de votantes. Es el coste de una manifiesta ineptitud para batirse por los suyos, o de una nítida traición para obtener "sillones" a cambio de las personas representadas. Sin embargo los partidos que preservan los intereses de las clases sociales populares, la Izquierda parlamentaria y aparlamentaria, en tan sólo 126 días han duplicado su tasa de ganacia de apoyos entre la población. De mantener dicho crecimiento acelerado, antes de transcurridos cuatro años su base social rebasaría con creces la de las otras clases juntas (dominantes, media y pequeña burguesía).
Dentro de los partidos medio y pequeño burgueses se detecta un punto de inflexión nada turbio. Mientras que las organizaciones encaminadas hacia el burguesismo prosiguen su caída, las dotadas de alguna orientación hacia el fascismo han interrumpido ese declive de finales de 2011 para triplicar ahora su ganacia de apoyos electorales. Y aunque las estimaciones a cuatro años practicadas no otorguen a ello relevancia, no debería menospreciarse el descrito hecho.
Con respecto a la Izquierda, la tasa da ganacia diaria de votos correspondiente a los partidos con programas "parciales" o "borrosos" se ha visto mermada a algo más de la mitad en relación al 2011. Y sus expectativas a cuatro años son harto modestas. Es la Izquierda marxista o coaligada con el marxismo la que ha logrado duplicar sobradamente su grado de apoyo entre la población andaluza. Ello, junto a una mayor concentración del voto alrededor de IU, explica el crecimiento parlamentario de esta coalición. No obstante la verdadera sorpresa de estas elecciones ha surgido al valorar el crecimiento del aval popular a la Izquierda Aparlamentaria. Esa Izquierda que es posible cuantificar a través de la abstención nacida tras implantarse la Gran Depresión en los años 2007-8. Se trata de un florecimiento tan intenso que cualquier proyección de su base social a cuatro años se sale de límites. Un contingente social que ha expresado taxativamente su voluntad de no querer colaborar con el régimen, no es sino un contingente social pre-revolucionario que se ubica a la espera de una organización de amplia convergencia para lograr su fin primordial: la extinción de este saqueo bautizado como "crisis". Así pues el pueblo andaluz no ha fallado, y mañana deberán ser los restantes pueblos del Estado quienes demuestren las calidades de sus fraguas. ¡POR UNA HUELGA GENERAL MASIVA!.

Para ver texto completo, gráficos, tablas, referencias... Pulsar "Entrar" en:

http://aims.selfip.org/spanish_revolution.htm