miércoles, 18 de abril de 2012

40 alumnos por clase y 100.000 profesores menos

    Las brutales medidas contra la educación que el Gobierno aprobará por un real decreto-ley supondrá el recorte de 3.000 millones de euros y nos retrotraerá a los años 70 y 80 en cuanto a masificación de las aulas.

Una de las repercusiones más preocupantes del recorte es la modificación de las ratios de alumnos previstas en la Ley Orgánica de Educación (LOE), que se ampliarán hasta un 20% en Primaria y Secundaria Obligatoria, que, con la excepcionalidad recogida en el artículo 87.2 de la LOE , hará que se llegue a los 33 alumnos por clase en Primaria y a los 40 en la ESO , una medida pensada, sin duda, para justificar el cierre de unidades en estos niveles obligatorios.

Este incremento obedece a la decisión del Gobierno de reducir drásticamente el número de docentes. De hecho desaparecerán 100.000 profesores, lo que constituye una verdadera tragedia para miles de jóvenes titulados que no podrán acceder a la docencia durante años. De esta manera, retrocederemos a las aulas masificadas de los años setenta y ochenta.

La medida de cubrir solamente las bajas docentes que sean inferiores a los diez días lectivos con los propios recursos del centro afectará negativamente a la calidad de la enseñanza y tendrá graves repercusiones de cara a la Selectividad , generando además una desorganización en los propios centros.

Mucho nos tememos que en las zonas rurales desaparezcan escuelas con nueve alumnos o menos y hasta Centros Rurales Agrupados, lo que significará un mazazo a regiones demográfica y socialmente deprimidas.

Otra cosa brutal es la reducción de la oferta de modalidades del Bachillerato, con lo cual muchos alumnos se verán obligados a cursar los estudios que no desean o trasladarse a otra población en el caso de que su centro más próximo no les oferte la modalidad que quieran cursar.

La no implantación de los nuevos currículos de los títulos de Formación Profesional constituye otro paso atrás en el tiempo. Uno de los elementos claves para tener una FP de calidad es que sus enseñanzas se actualicen permanente y periódicamente. De lo contrario, los responsables del Ministerio deteriorarán el buen nivel general de la actual Formación Profesional.

No hay comentarios: