miércoles, 25 de abril de 2012

Domingo 29 de Marzo: Con la Educación y la Sanidad no se juega. MANIFESTACIÓN

    Es indignante. Se presentaron unos PGE muy restritios para el año 2012 y a los dos días se nos anuncia un recorte presupuestario adicional de 10.000 millones en sanidad y educación. Ya conocemos que en educación van a recortar 3.000 millones a base de aumentar el número de alumnos por aula, de reducir las plantillas a través de incrementar la jornada de los docentes, de paralizar la aplicación de determinados ciclos formativos, de incrementar las tasas universitarias,...

En Sanidad van a recortar 7.000 millones. Ahora sabemos que se va a imponer el repago de los medicamentos y que, por primera vez, van a pagar los pensionistas. Con todo ello pretenden ahorrar en torno a 3.500 millones y no sabemos dónde van a recortar más para llegar a la cifra total, ¿recortarán en la cartera de servicios?

En Educación las medidas supondrán un deterioro de la calidad de la enseñanza (así lo indican todos lo informes internacionales) que como todas estas medidas se cebarán en los sectores más desfavorecidos de la población, afectando gravemente a la igualdad de oportunidades.

En sanidad las medidas planteadas no sólo son difíciles y costosas de gestionar, sino que pueden suponer que quien más lo necesita, los pensionistas con menos ingresos y dolencias más serias, dejen de recurrir a la sanidad aumentando los riesgos para la salud e incrementando los gastos de hospitalización. Además, suponen un recorte encubierto de las pensiones que el Gobierno se había comprometido a no tocar.

Ambas líneas de recortes desbordan los límites de lo asumible. No mejorarán la situación económica y sí representarán un retroceso de más de treinta años en la calidad de servicios tan esenciales como la educación y la sanidad.

Ya está bien. Quieren acabar con todo. Con la educación y la sanidad no se juega. Por nuestros niños y niñas, por nuestros jóvenes, por nuestros pensionistas, por nuestro futuro no podemos permanecer impasibles. Estamos obligados a responder. No podemos ser cómplices silenciosos del mayor retroceso en derechos de nuestra historia.

TENEMOS QUE SALVAR LO QUE ES NUESTRO. TENEMOS QUE PARTICIPAR EN LAS MANIFESTACIONES DEL PRÓXIMO DÍA 29.
Huelga convocada para el próximo domingo.