lunes, 4 de junio de 2012

El Real Decreto de recortes educativos de Wert es RACISTA y XENÓFOBO

    El Real Decreto-Ley 14/2012, contra el cual se están recogiendo firmas, es  eufemísticamente denominado “de medidas urgentes de racionalización del gasto público en el ámbito educativo”. Pero detrás de ese nombre encontramos una normativa profundamente racista y xenófoba que atenta contra los derechos humanos y la ciudadanía universal expulsando a los estudiantes no comunitarios de las universidades públicas.

Este Real Decreto Ley establece que los estudiantes extranjeros extracomunitarios tendrán que pagar el 100% de los costes de las enseñanzas universitarias de Grado y Máster. Es decir, que si hasta ahora, el precio público que pagaban como estudiantes por un crédito era de 14,05 euros, ahora pasarán a pagar 93,6 euros por cada crédito. Una estudiante como Aixa hubiera pagado en el curso 2011-2012 1.534 euros por sus 60 créditos de Master en Estudios Hispánicos. Con el nuevo RD de Wert, pagará en el curso 2012-2013 10.022 euros por los mismos 60 créditos.

De repente, con este RD, estudiantes como Aixa y Abdelaali se han encontrado que ya no son estudiantes pertenecientes a la comunidad universitaria, sino “estudiantes extracomunitarios”. Son miles de estudiantes que están en España animados por una política de internacionalización que les impulsó a venir en función del impulso y las medidas de nuestro gobierno en sus países. Que tienen una tarjeta de estudiantes que les impide trabajar. Que no pueden solicitar becas del Ministerio, ni becas de su propio país. Pero que Wert les obliga a pagar por un Grado entre 7.000 y 10.000 euros, por el que en este curso hubieran pagado entre 700 y 1.000 euros.

Esto no sólo supone una discriminación brutal con quienes están a mitad de carrera, que se verán impulsados a dejar los estudios y abandonar el país, sino a todos aquellos que están en los colegios españoles que tenemos en el extranjero y cuya única opción es continuar sus estudios en España. Se les animaba a venir y ahora, de buenas a primeras, se les corta la carrera y se les expulsa, destrozando su futuro y sus posibilidades.

Esta normativa no sólo es una medida injusta e insolidaria, sino que supondrá la expulsión del sistema de la mayor parte de estudiantes de origen inmigrante. La mayoría no van a poder hacer frente a esta subida, pues provienen de países donde estas tasas son cuatro veces el salario de una familia acomodada a lo largo de todo un año y la consecuencia es que se les va a cerrar la puerta a la formación universitaria y la práctica imposibilidad de los que quieran iniciar estudios en España procedentes de esos países y que están preparando las pruebas de selectividad actualmente en sus respectivos países.

En tiempos de crisis parece que este ministro está buscando y apuntando a un enemigo, el extranjero. Sin embargo, los estudiantes extranjeros aportan un valor añadido innegable al propio sistema, pagan cuotas, manutención, matriculas, consumen, compran…, es decir, alimentan la demanda y por tanto contribuyen al crecimiento de la economía. No podemos convertirlos en víctimas de una crisis que ellos no han provocado.

Wert muestra su más absoluto desprecio a la igualdad y a los derechos fundamentales de la Constitución Española, que en su art. 14 garantiza a toda la ciudadanía el acceso en igualdad de condiciones a la educación.

No hay comentarios: