jueves, 2 de agosto de 2012

Aguirre recorta en becas de comedor y postula la tartera y el tupperware como alternativa

    El nuevo borrador de la orden de la Consejería de Educación que regula los comedores escolares colectivos contempla que a partir de septiembre se podrá llevar comida de casa a los colegios públicos de Madri. Esta medida esconde el fin de las ayudas de comedor, como ya se ha acabado con el cheque para libros.

La  FAPA Francisco Giner de los Ríos ha indicado que todos los sectores —profesores, padres y representantes de centros— dijeron un "rotundo" no al borrador de anunciaba la medida. Aunque el dictamen "fue rechazado en la primera ronda", finalmente salió aprobado en la segunda "con los votos de la Administración y las abstenciones de representantes de los colegios privados, a los que no afecta la medida".

Este cambio se produce al tiempo que se recortan las becas de comedor. El pasado 18 de mayo, dentro del tijeretazo de mil millones a los presupuesto regionales, el Gobierno de Esperanza Aguirre anunció un tajo de 26 millones a las becas de comedor y de libros sobre una partida total de 93,3, lo que supone una rebaja de un 28%. En el curso 2011-2012, la Comunidad destinó 29,3 millones a becas de comedor, de las que se beneficiaron 112.000 familias con ayudas des 525 o 275 euros según la renta.

¿Cuánto dinero habrá para becas el próximo curso? La Consejería de Educación remite a septiembre. La Giner de los Ríos lo tiene claro: cero. A juicio de su presidente, "el titular que lanza la Educación esconde la eliminación de las becas de comedor". "Lo que pone la normativa es que se establecerán precios reducidos para las familias de menos recursos, en función del remanente del comedor escolar, ya que muchos alumnos pagan toda la cuota y de ese dinero, si se gestiona bien, queda un remanente".

1 comentario:

Nicolás dijo...

¿Y por qué no permitir que vayan los padres a darles de comer y así se lo ahorran todo?