domingo, 3 de marzo de 2013

Figar quiere evaluar a niños de Educación Infantil para hacer un nuevo ranking

    La Consejería de Educación tiene la intención de evaluar al alumnado de Educación Infantil. La Consejería debería recordar que la Educación Infantil no es una etapa obligatoria. Esta medida es una medida ideológica, de dudosa legalidad y que no resuelve ni uno solo de los problemas del sistema educativo.

No es justificable esta nueva prueba. Se plantea evaluar contenidos como el cálculo, lectura y escritura, los cuales no aparecen en los objetivos del segundo ciclo de infantil en el Decreto 17/2008 de la Comunidad de Madrid.

Además, esta prueba incumple la normativa de evaluación de esta etapa, y una vez más, no incorpora aspectos a la evaluación otros factores como el contexto familiar o el centro. Aspectos como ratios, estabilidad del profesorado, perfiles profesionales que apoyan y orientan al alumnado y a los centros, inciden directamente en el proceso de enseñanza-aprendizaje, por lo que también deben ser tenidos en cuenta.

Ante el hecho de que la evaluación sea llevada a cabo por agentes externos, habría que recordar que según la normativa vigente son los tutores o tutoras los encargados de la evaluación en esta etapa. Además, esta intención supone un agravio y una desconfianza más hacia los profesionales de Educación Infantil. Esta evaluación es una desconsideración y un desprecio al trabajo de estos profesionales y les añade una presión más.

La Consejería tienen que retractrarse de su intención y no realzar la prueba en Educación Infantil, que deje de elaborar pruebas cuya intención es distraer a la opinión pública y se centre en abordar los temas que realmente son importantes para el sistema educativo como son los recursos, la formación del profesorado, las ratios, las condiciones laborales entre otras cosas.

La intención de la Consejería de Educación es hacer un nuevo ranking, como ya hace con colegios e institutos para desprestigiar a los colegios públicos más desfavorecidos y potenciar aquellos privados y privados-concertados de las zonas más favorecidas